Pol bien de los neños

Carlos Zúñiga, contratista d’espectáculos taurinos, echó la llingua a pacer y metióse nun charcu que ye una poza. Por contesta-yos a los detractores de les corríes, disparó contra’l Día del Orgullu Gay, que-y abulta más nocivu pa los menores que la tauromaquia. Armóse la de dios de manera fulminante. El pique nos comentarios de la prensa dixital ye notable. Cinco de los seis partíos presentes na casa conceyu de Xixón apuráronse a presentar una declaración conxunta condenando les palabres del empresariu. Como siempre, el testu remata cristianamente pidiendo dolor de los pecaos y propósitu d’enmienda: «…exigimos al autor de dichas declaraciones su inmediata rectificación.» Bobaes. Eses rectificaciones baxo amenaza nun valen pa nada, nun llamen la oveya perdía al rebañu: preténdese namás la derrota y humillación del rectificante.

Pero rectificó, el mui cobardón. ¿Cómo nun va rectificar si lo que ta nel aire ye la renovación del contratu col ayuntamientu? De toles maneres, Xixón Sí Puede considéralu incapacitáu pa seguir llevando ninguna concesión pública, les Mocedaes Socialistes piden que-y revoquen la esplotación del cosu y I. U. quier contundencia y que s’incluya ente les cláusules sociales de los contratos públicos la obligatoriedá de que los axudicatarios impulsen «medidas inclusivas en materia LGTB», qu’entiendo yo que, nesti casu, será reservar puestos nes cuadrilles pa miembros del colectivu. ¡Cuidáu, nun vayamos fomentar el timu!

Pero vamos analizar l’exerciciu de contrición de Zúñiga per partes:

  1. «No estuve acertado y no tuve intención de herir.» Doble negación, igual a afirmación. [¬(¬p) = p]. Entendemos, entós, que la torpeza verbal frustró la intención d’ofender.
  2. «Lo que quiero es que respeten la fiesta, aunque no la compartan y no vayan, al igual que no voy al Orgullo, aunque lo respeto.» ¡Ai, amigu! Tamos descubriendo qu’esti rapaz nun ye tan fatu como se podía pensar con una lectura superficial. Observe y admire usté el retorcimientu barrocu de la frase. Hai quiasmu y polipote.

—¿Eso ye una bebida que produz confusión mental?

Consulte usté Wikipedia.

  1. «Tengo amigos gais, soy un joven moderno y no soy ningún homófobo.» Qué decepción. Equí facemos agua. Faise evidente que declara tener amigos gais (¿por qué coño nun escribimos gueis?) como méritu que lu reivindique delantre la sociedá, igual que tiempu atrás un varón presentaba la cartilla militar: un sacrificiu capacitador. Sí: Zúñiga sáca-yos partíu a los sos supuestos amigos gueis. Más tovía: cualquiera que salga con él de copes, pa en delantre, puede vese instrumentalizáu por Zúñiga como amigu guei:

—Ponnos un par de cacharros, ún pa mi y otru pa esi amigu míu guei d’ehí atrás —diz-y a la neña de los pirsins qu’atiende la barra.

Pero, ¿cuántos amigos gueis tienes, Carlos Zúñiga? ¿Los xustos y precisos? ¿Dos? ¿Cuatro? ¿Mil? Quiero decir: ¿cuántos árboles faen falta pa facer un bosque?, ¿cuántos amigos gueis pa convertite en homófilu? Colos que desfilen un Día del Orgullu Guei llega: eso garantizao. Y, tocante a lo de ser modernu, Zúñiga lo mesmo piensa que la homosexualidá la inventó Zapatero. Pues non, home, non. Ya la Biblia… ya los griegos… ya en Roma… ya nos toriles…

Y 4. «Que respeten la libre decisión de quien quiere acudir o no, o llevar a un niño o no. No he dicho que estoy en contra de gays y lesbianas, ni mucho menos. Sólo pido respeto, como yo lo tengo para las manifestaciones culturales de ellos.» ¡Otra vez el respetu a vueltes! Esta sociedá nuestra va camín de paecese a una banda de traficantes de les esquines de Baltimore. ¡Respetu, respetu, respetu! Llevar el respetu alluendi la integridá física de les persones y la propiedá privada ye pisar la sienda resbariosa que conduz, inevitablemente, a la censura. Pero, nesti casu que nos ocupa, la demanda ridícula de respetu nun ye esclusiva del amigu Zúñiga: tamién los que-y piden rectificación son de respetu sensible. Y nun ye asina. Nun-y puedes caer bien a tol mundu nin imponer silenciu al que nun-y gustes. D’eso sabemos abondo los del bable. Y nun pierdan de vista los grupos políticos de Xixón qu’amenazar económicamente al discrepante, por mui gorda que suelte la babayada, ye tamién una forma de censura volterianamente condenable.

Pero, nesti discursu agotador, fui perdiendo de vista la causa del conflictu: ¿qué ye peor na formación de los neños?, ¿ver matar toros o una policromía descontrolada? Bueno, habrá que-yos preguntar a ellos, digo yo. ¿Cómo ye que nun se-y ocurrió tovía a naide?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: