Tauromaquia y ursomaquia

La Nueva España, 08/08/2015

Empieza la Feria de Begoña (esa que nos carteles pon en lletra más pequeña ún de los dos nomes oficiales de la villa… ¿adivina usté cual?) y multiplíquense, en Xixón, los eventos relacionaos cola tauromaquia. Restaurantes locales organicen xornaes gastronómiques presidíes pol «rabo de toro». Siempre me llamó l’atención que n’España haya rau pa tanta xente o, viceversa, tanta xente aficionao al rau. Yo nunca probé tal platu nin creo que lu vaya probar. Como tuvi tratu con vaques de rapacín, y conozo ónde-yos naz el rau y qué usu tien, nun sé qué me da llevar esa carne a la boca. Un prexuiciu, una bobada.

William Cárdenas, ex novilleru, abogáu y presidente de l’Asociación Internacional de Tauromaquia, dio un pregón reivindicativu pa una peña d’aficionaos. «Los derechos de los animales están arrollando a los taurinos», denunció nel actu. Amigu Cárdenas: entiendo qu’una parte fundamental del oficiu de lletráu’tis afalagar la oreya del cliente, ¡pero qué poca puntería verbal nesti casu! Nun arrollen los derechos, sinón les persones que los exercen a les persones que los conculquen (o nesa creencia optimista educamos a los fíos). Amás, como parte interesada na polémica, demuestra usté torpeza al usar el términu «derechos», reconociéndo-y, asina, legalidá al enemigu. En cambiu, sí anduvo más sutil y acertáu al usar un sustantivu xenéricu, «animales», en vez del más precisu «toros». Apartar los focos del toru amplia’l campu de batalla, socializa responsabilidaes (colos aforcadores meseteros de galgos, por exemplu) y convierte al oponente nun ilumináu sospechosu de llocura. «La tauromaquia no pertenece a los Estados, pertenece al pueblo», remata Cárdenas. Nun sé. El pueblu tien más tendencia a romper coses que l’Estáu. Yo, personalmente, pensábalo dos veces primero de confia-y algo que m’importare. D’otra manera, si acasu formo parte del pueblu y, en consecuencia, de la comunidá de propietarios de la tauromaquia, regalo la parte que me toca. Y ’tain’t’cause sea un radical antiespañolista y antisistema, como esi Jovellanos que quería prohibir la fiesta nacional:’tis que bastante tengo ya con segar un par de praos que me llegaron n’herencia y con pegame colos de la comunidá de vecinos del portal: nun quiero más propiedaes.

Esta selmana tamién, científicos del SERIDA certificaron que’l toru de lidia’tis una raza aparte. Una investigadora, Rocío Pelayo, recordó en La Nueva España que son animales en peligru d’estinción y qu’hai que procurar nun los cruzar con otros primos de la especie pa conservar la identidá xenética. La pureza racial. Colos animales ta bien lo que resulta sospechoso tratándose de persones. ¿Y eso por qué? Si la humanidá avanza hacia’l color gris, ¿qué problema hai en cruzar un victorino con una vaca ratina? Racismu bóvidu y intereses comerciales, nun vaya la melancolía del prau a suavizar la cólera de la dehesa. Pero Mudarra tamién mataba.

Aceptando les bondaes del racismu (¡nesti casu, nun m’entienda mal!), hai una lección que sacar del toru bravu. Sigue esistiendo’cause hai xente dispuesto a pagar por velu morrer d’arma blanca en público. Ehí tenemos la solución pa la crisis permanente del osu pardu. Si esistiere un espectáculu, en recintos diseñaos al efectu, nel qu’unos valientes astures vestíos de monteros medievales pedestres o caballeros d’asturcones, por exemplu, lluchen contra la fiera, na tradición del rei Favila, armaos de cuchiellonos, llances o arcos y fleches, ensin descartar l’ayuda de perros, cobrando una entrada curiosa y con promoción en tolos medios de comunicación, cartelería urbana y xornaes gastronómiques de la cecina d’osu (o del rau, pal que tenga esa tendencia), garantizo que’l riesgu d’estinción de la especie queda esconxuráu. Diben apaecer, volao, empresarios criadores que, a la vuelta d’unes poques décades, daben con llinies xenétiques meyoraes tocante a presencia y ferocidá; críticos ursinos de pluma barroca y elegante pa deleitar al aficionáu colos avatares de la fiesta, teóricos del esteticismu del espectáculu y peñes d’incondicionales de tal o cual matador. Por simple respetu al osu, había que pensar n’institucionalizar la ursomaquia: nun-y podemos dar menos oportunidaes qu’al toru.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: