Alfonso II, ente’l deán y les oveyes

La Nueva España, 01/08/2015

L’escozor ye un gas que se-y escapa al más cuidadosu. Al deán de la catedral, Benito Gallego, escapóse-y cuando, al renunciar a la previsiblemente perdida subvención municipal en supuestu beneficiu de la paz y la concordia, amestó: «No pasa nada si esa cantidad se utiliza luego para cosas que no dejen bien a la catedral o a la Iglesia.» Suena a brazu retorcíu. Disculpámoslu: Satanás, vieyu enemigu del deán (exorcista documentáu), nun aposienta y, agora que la Ilesia se modernizó y cree na independencia del Estáu, el malignu aprovecha pa furar en política y enredar pelos despachos del poder. Seguro que l’olfatu avezáu de Benito Gallego, de la qu’andaba los pasillos de la casa conceyu de la capital, gusmiaba tufos azuferinos que’l descomanáu y sospechosu gastu n’ambientadores del tripartitu carbayón nun ye quien a tapar al bon podencu espiritual.

Sobre la subvención: nun me paez que desacreditar a la Ilesia católica seya asuntu de perres. 20.700 euros, que ye lo que venía montando’l beneficiu, resulta cantidá miserable pa entamar una guerra de relixón y, d’otra manera, sóbra-y entera al que quiera enfrentar argumentos pro laicismu, que salen de baldre. En fin: paez que la engarrada ente ateos y monoteístes sigue vigorosa. Los paganos, que siempre fuimos los más tolerantes, alegrámonos de ver a los dos bandos tan en forma y deseámos-yos trunfos y satisfaciones nes sos respectives campañes hasta’l momentu mesmu de la derrota común. Al final, esto ye Europa y siempre gana’l monte.

Una parte relevante de la subvención negada / despreciada destinábase, estos años d’atrás, a pagar el responsu anual por Alfonso II el Castu. Según el deán, los gastos de la celebración limítense a la megafonía, pero en 2002 un conceyal del PP adelantó les perres requeríes y pasaron de 6.000 euros (agora sería más, digo yo). ¡Menuda megaeconofonía! Da igual: Alfonso II merezlo too: él inventó Asturies. Sí señor: asturianista y d’heterosexualidá incierta (rasgos que comparte col otru padre de la patria, Jovellanos: había qu’empezar a pensar en cambiar la bandera y pone-y a la Cruz de la Victoria un fondu arcuiris en vez del azul). Un rei medieval pero modernu, seguro qu’hasta capaz, mutatis mutandis, d’entendese con Artur Mas ensin calificalu d’«irreconducible». Na etimoloxía d’esi términu, ta’l verbu latín «duco». Los manuales antiguos (neso teníen muncho que ver la xente del deán y les sos metáfores bíbliques) poníen exercicios de tradución del verbu «duco» (conducir, guiyar, llevar) siempre en relación col sustantivu «oves» (oveya): «…ut solet ducere pastor oves». Una oveya irreconducible ye una oveya negra, una oveya que se niega a selo, una oveya con pretensiones carnívores. «Oveya», pamidea, ye l’únicu insultu esclusiva y patrimonialmente asturianu. Nuna tierra onde «cabrón» y «hijoputa» son apelativos cariñosos, la peor ofensa que se-y puede facer a un paisanu ye llamalu oveya. Artur Mas, con nun ser asturianu, niégase a ser oveya del rei actual y la conversación que tuvieron los dos, si-yos facemos casu a los medios, nun fue cómoda. En cambiu, con Javier Fernández, el monarca tuvo un alcuentru cordial. «Pastor oves sua ducit.»

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: