Post coitum

La Nueva España, 25/07/15

 

PLENO DE INVESTIDURA DEL PRESIDENTE DEL PRINCIPADO

PLENO DE INVESTIDURA DEL PRESIDENTE DEL PRINCIPADO

El luctuosu abrazu d’investidura Fernández-Llamazares, tal como quedó retratáu en La Nueva España del miércoles 22, dio pie a munchu comentariu.

Pero, nel barriu post-obreru onde yo vivo, de cuyo nombre no quiero acordarme, escureciólu otru acontecimientu ensin comparanza más relevante, alientu de toles voces locales aquel día de plenu parlamentariu. Ello fue que, mientres los diputaos, circunspectos (los ganadores) o sonrientes (los perdedores), confirmaben o desvelaben el votu, nel bar más visitáu del barriu, un paisanu posó la pinta vinu na barra, apartó la vista del televisor y, sumisu al imperiosu airbag prostáticu, encaminó los pasos al serviciu. Emburrió la puerta col apuru qu’usté, varón solidariu o fema imaxinativa, puede suponer, y, en vez del esperable receptáculu boquiabertu de les sos urxencies, alcontróse col Manquín calcándola con una desconocida.

Un incisu: el Manquín tien los dos brazos, y en materia de muyeres mostraba ser ambidiestru. El nomatu ye familiar y vien de la madre, la Manca, que tamién tien los dos brazos, pero’l derechu acába-y nuna manuca returniada, atrofiada. El Mancu padre tamién ye mui mañosu coles dos manes, en particular tocante a tapar furacos nasales p’aventar mocos dende la puerta del bar hasta’l bordillu de la cera, maestría que-y descubrimos los vecinos a raíz de la prohibición de fumar nel interior de los locales públicos. Pa él, fue una lliberación. Pa los bares, pueser que tamién. En fin: los Mancos tienen parcela de camping permanente nel negociu del que tratamos.

Vuelvo al relatu: el Manquín calcábala y el paisanu quería mexar y nun podía (vaya, poder podía pero dába-y nun sé qué), asina que salió de vuelta pa la barra pegando voces:

—¡Cagon mi manto! ¡Ni mexar puede uno nesti putu bar!

Alarmáu pola afirmación, el chigreru acudió al cliente y depués a la fonte de la quexa (ye metáfora: el Manquín tampoco ye Supermán), y con tanta rapidez que tovía cazó a los amantes componiéndose. Xuntó, entós, cagamentos propios a los del mexador postergáu (supónse) y, ente apelativos difamatorios y emburriones, sacólos a medio bragar y braguetar del serviciu a la vista de la clientela, una parte d’ella escandalizada, otra burlona, una tercera indecisa pol alcohol pero ninguna cuarta comprensible colos apretones del amor xuvenil. Miento, porque ente’l públicu contábense (hasta dos saben) el Mancu y la Manca. Él ye silenciosu, será porque l’espaciu espresivu familiar invádelu la muyer que, Sansona aquella mañana recién teñida al gustu payizu entevenáu con notes de carbón de la periferia de la villa, saltó en defensa del vástagu:

—¿A cuentu de qué vas echar al mi fíu a la calle? enfrentóse al chigreru. ¿Qué ye?, ¿que hizo algo raro? ¿Nun ye un machu? ¿Y lo que taba haciendo nun ye cosa de machos?

L’argumentación, d’otra manera digna d’un Gustavo Bueno, nun reblandió la cólera engafentada del chigreru, que, amás, recibió, naquel momentu, el refuerzu de la cocinera y compañera sentimental, amazona non menos aguerrida que la Manca:

—¡Pues vais largar vosotros dos tamién pa la puta calle, mecagon mi estampa!

Y, milagru aritméticu, multiplicáronse los emburriones y dividiéronse ente los tres Mancos.

—¿Y tú nun dices ná, calzonazos? enguizaba la Manca al home: inútil pretensión querer disponer d’un tigre cuando lleves años cebando un gochu.

Con ánimu desigual, viéronse desterraos los Mancos y la desconocida anónima de la parcela del bar: la Manca rabiando, el Mancu rumiando. Los copulativos, en cambiu, apartáronse na distancia gachos, silenciosos, murnios, él arrodiándola a ella con un brazu protector percima’l costazu…

Fernández, en pasando-y la elección, allarga’l brazu izquierdu y posa una mano nel costazu derechu de Llamazares na semeya que publicó La Nueva. Míralu de frente, amicalmente vencíu pa escontra d’él, y apreta los llabios nesi xestu consolador, empáticu, que se traduz por una llamada al ánimu, a superar el dolor de la pérdida. Ye un pésame. En segundu planu, cola boca idénticamente apretada, reprimiendo’l llantu, Jesús Gutiérrez asiste a la escena emocionáu: ¡qué grandes sentimientos demuestra’l líder! Menos mal que Lastra (nunca nos decepciona) nun pierde les formes: tapa media cara con una mano, como aguantando la risa. Llamazares aparta la mirada, pudorosu: nun quier que-y llean el dolor nos güeyos: el muertu, induldablemente, ponlu él.

Hai intimidá y tristeza.

«Post coitum, omnia animalia tristia. »

Post scriptum

El domingu 26, al otru día de publicase en La Nueva el testu qu’acaba usté de lleer, Llamazares y Javier Fernández repitieron la semeya nel actu d’investidura del segundu. Ye una satisfación comprobar que tengo lectores.

sonrientes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: