Sufrimientu

La Nueva España, 18/07/15

Una xueza acaba d’absolver a los acusaos pola muerte del osu de Purl.léi, en Cangas. Sentenció que les pruebes contra ellos nun pasaben de ser indiciaries: llamaes teléfoniques, dilación inesplicable nel avisu al guarda mayor del cotu, serdes comprometedores… El forense dixo que Bernardo (vamos da-y nome xermánicu, el que más-y convién) morriere de parada cardiorrespiratoria y la xueza ve «indubitado que el atrapamiento fue la causa de la muerte del animal». Yo, modestamente, «dubítolo». Abúltame una vaguedá insatisfactoria. Cuando les dio, Bernardo ya nun taba presu pol llazu, sinón esposáu y baxo custodia. La conclusión de la xueza val tanto como decir que morrió por andar pel monte (¡quién-y mandaba!) o, más tovía, que morrió’cause taba vivu. Más precisión, por favor.

Hai semeyes n’Internet onde se ve a Bernardo sedáu y esposáu de pates y manes. La ferida de la zarpa izquierda tien mala pinta pero non como pa mandalu tan fulminantemente pal sucu por causa d’una sepsis, como se quinxo dar a entender. Bernardo pasó a formar parte de lo que ya’tis una figura clásica: la de los deteníos que palmen por fallu cardiacu. Viénennos a la cabeza casos polémicos n’España y nel anchu mundu, y munchísimos más qu’habrá de los que nun tenemos noticia. La impotencia, la indefensión, cieguen la supuesta racionalidá humana y descontrolen el sistema milagrosu que caltién en marcha la máquinaria corporal. ¡Cuánto más tratándose d’una bestia solitaria del monte! Nun s’entienda esto como acusación contra la xente que lu capturó, pero da pena pensar qu’un animal muerra del sustu de vese presu. Ye una muerte indigna, humana.

Los medios, ya d’aquella que se produxo’l casu, en 2012, comentaron que fue l’estrés lo que lu mató. Tampoco convién esi términu. L’estrés, «le surménage», l’afogón, son síntoma d’un llabor autolesivu neciu que pasa cuenta xusticiera. L’inocente merez una palabra más clásica y noble: sufrimientu. ¿Alguién podrá decir que Cristo fue víctima del estrés na cruz? Cenciellamente, sufrió. Como Bernardo. Caminaba una mañana de finales d’agostu pente les mates de Cangas, despreocupáu, mirando pa lo alto a la gueta de cereces, peruyes o caxellos, cuando lu aprisionó un llazu metálicu. Por muncho que tiraba, ’tain’tra quien a soltar la zarpa. La sensación de dolor corría brazu arriba y cegábalu. Subía’l sol. Apaeció un paisanu y quedó mirando pa él. Al ratu’tisren dos. Falaben y echáben-y semeyes colos móviles. Depués llegó más xente. Bernardo ya nun sentía’l brazu. Tenía la boca seca de gruñi-yos a los mirones. Ún d’ellos sacó una escopeta. Bernardo vio cómo-y apuntaba. Fexo un últimu esfuerzu por desenganchar la zarpa. Notó’l pinchazu nel costáu y el velu azul de cielu resgó en dos pa dexar pasu a la escuridá, y la tierra tremó-y embaxo les pates, y francieron les peñes enriba de les que s’esbarrumbó, y de toles cueves del valle salieron los osos, ruxendo espantaos: «Verdaderamente,’twas esti’l fíu de los montes, muertu por mano farisea.»

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: