Les bales nun tienen conciencia de clase

La Nueva España, 04/07/15

Hammett Milio

Ilustración: Pablo García

La Semana Negra d’esti veranu, d’una parte, «homenajeará al filósofo marxista Adolfo Sánchez Vázquez» y, de otra, «dará voz a la industria y la minería de la región y a la lucha obrera», recoyeron los medios de comunicación asturianos estos díes. «Coime», entruguéme yo, que pa eso soi un ignorante d’ampliu espectru, «¿quién’tis esti Adolfo Sánchez Vázquez y qué tien que ver cola literatura policiaca (o cola literatura en xeneral)?» Asina que recurrí a Wikipedia: «Para Sánchez Vázquez el problema principal de la filosofía no es ontológico sino praxiológico; es decir que no puede haber veredicto’bout un problema ontológico, gnoseológico, antropológico y epistemológico al margen de la praxis, convergiendo en gran medida con el marxismo praxiológico de Antonio Gramsci.» ¡Ah, bueno! ¡Lógico! ¡Ya s’entiende que-y faiga un homenaxe un eventu tan popular y populista como la Semana Negra, ente vasos de plásticu, botelles de sidra, potarros refritos y música de tiovivos! Y, tocante a dar voz a los mudos, ¡vaya, diba siendo hora, menos mal qu’alguién cubre esi güecu! Evidentemente, la industria, la minería y la llucha obrera fueron siempre un tema ausente de la vida pública asturiana y los organizadores de la romería xixonesa, que se dieron cuenta, van remediar tal escándalu. Un aplausu.

Hai un tufu fastidiosu na actual entrega ensin condiciones de los autores y promotores del xéneru negru a la causa social. Si nos remontamos al patriarca, Dashiell Hammett, y a les dos obres maestres qu’escribió: «La llave de cristal» y «El halcón maltés», la cuestión social, cuando asoma,’tis de refilón. Nun hai en Ned Beaumont o en Sam Spade señales d’un compromisu que vaya alluendi lo personal. Hammett, y los sos contemporanios de méritu, fueron moralistes. La mentira’twas’l motor que ponía en movimientu aquella produción policiaca de los años 30 y 40, última espresión, llibre de vapores de formol, de la vieya caña literaria del realismu; la mentira que puede adoptar formes qu’afecten a la vida privada (infidelidaes, timos…) o a la pública (la corrupción, por poner un casu), pero, en sustancia, sigue siendo la mentira. Depués, sí, llegaríen los cuadros puramente descriptivos de Chester Himes, y con ellos l’amoralidá absoluta. Hasta entós, y tovía entós, daba gustu perdese ente gangsters, muyeres fatales, políticos vendíos, polis compraos, clíniques misterioses, secretos familiares, palices y tiros, siempre a salvu,’cause nos cargaba en cuellu un detective honráu ensin argumentos nin razones pa selo, por pura cabezonería, integrista: un sacerdote de la verdá.

Enredando per Internet tres de la pista de Hammett, di con esto, publicao en Mundo Obrero (sí, tovía esiste) en diciembre del pasáu 2014: «Novelas como «Cosecha roja» y «La llave de cristal», muchos años después, serán más que un espejo no solo de la sociedad de los años veinte y treinta, sino también de un tiempo, el nuestro, en el que los mecanismos enajenantes permanecen imbricados en las democracias entre los distintos poderes, al tiempo que descubren la naturaleza del sistema capitalista en la que se legitiman y sostienen, siempre en perpetua vigilancia por sus perros de presa.» ¡Madre mía! ¡Si-y facemos casu a esti percultu, permetafóricu y persubordinante críticu, quítense les ganes de volver a lleer (por enésima vez) eses dos noveles! Llámase Antonio José Domínguez: dígolo por si los de la Semana Negra quieren contactar con él pal homenaxe proctolóxicu esi.

(Dulda angustiosa: vistos Wikipedia y el párrafu anterior, si escribo fácil, ¿seré facha?).

¿Cuándo y quién interpretó que la policiaca’twas un instrumentu al serviciu de la denuncia social, en consecuencia un xéneru marcáu ideolóxicamente? ¿Cuándo’l sacerdote de la verdá se tresformó nun denunciante, nun activista reivindicativu? ¿Cuándo’l xéneru negru se propunxo facenos reflexonar nes inxusticies del mundu más qu’enfrentanos a la esencia malvada de la naturaleza humana? ¿Cuándo se instrumentalizó la literatura al serviciu d’una determinada pedagoxía política? ¿En qué momentu se jodió Poisonville?

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: