El medallón y les burles serondes

La Nueva España, 13/06/2015

Ilustración: Pablo García

Ilustración: Pablo García

La estampa de la selmana fue la deposición de Franco. Convién desfacer ambigüedaes: d’esa deposición, Franco’tis paciente, non actante: nun piense’causeríes nin qu’emito xuicios de valor’bout’l réxime del 78.

Proletarios a soldada, armaos de radial, destronaron al dictador, mira tu. Nes semeyes de la prensa vímoslos marchar col monumental medallón que presidió la Plaza d’España, n’Uviéu, una partida d’años. Agora,’tis otru restu de los munchos que pueblen esi universu dispersu y secretu, a manera d’archipiélagu gulag, que formen los depósitos onde s’almacenen les glories caduques de los mandamases que nel mundu fueron.

La escena de la retirada taba llena de posibilidaes nos llápices d’otru Francisco, d’apellíu Ibáñez, agora que politizó los sos tebeos: el superintendente Vicente de la TIA (esi doble bidimensional del conseyeru asturianu d’Economía y Empléu, Graciano Torre) encárga-yos a Mortadelo y Filemón que quiten, con discreción, la efixe del caudillu. Cuando carguen con ella, Mortadelo espirria. El discu de bronce esmúcese-y d’ente les manes y sal rodando de cantu pela cuesta que lleva a la calle Santa Susana. Un coche de la policía municipal, con dos funcionarios, circula xusto entós pela vía. El conductor resopla:

—¡Ya verás! —avisa al compañeru, catastrofista—. ¡Como okupen l’ayuntamientu esos pioyosos, van uniformanos con pantalones de culera cagada! ¡Si Franco levantara la cabeza!

El medallón cai-yos encima d’un bote concesivu, funde’l capó, escacharra’l motor y sigue la so carrera camín del Campu San Francisco.

—¡Papi, cómprame una bolsa de patates frites! —apreta una neña d’uniforme escolar.

—¡Sí, ho! ¡Cuántu refalfiu! ¡Debes pensar que les perres llueven del cielu…!

Otru bote del macroduru xusticieru entierra al padre roñosu’til’l pescuezu. Y la pieza rueda y rueda.

Un parlamentariu socialista treviesa’l Campu referviendo pal cuellu la camisa:

—¿Quién se creen esos carapijos pa decime a mi que cobre menos que l’ujier que pon l’agua? ¿A mi, que milité na ilegalidá, que corría delantre los grises cuando ellos tovía emporcaben pañales, que m’enfrenté a la dictadura…?

Como salíu del otru mundu, el medallón implacable aféita-y el llombu al descontentu y déxalu fechu un contorsionista, los calcaños achaplaos contra les oreyes. Y sigue rodando cuesta abaxo.

Na cerona de la calle Uría, un probe pasivu-agresivu, delantre una caxa zapatos con interiores decoraos profusamente al gustu de les arañes, espotrica contra los viandantes y predica la venganza:

—¡Ya veréis, rácanos, miserables! ¡Ya veréis ahora, que vienen los míos y van sacavos toles perres del bancu! ¡Vais acordavos de cuando vos costaba meter la mano en bolsu y echa-y una moneda al probe!

Un bote del medallón en cogote y el rencorosu queda turulatu, cruzáu de piernes, brazos y güeyos.

—¿Ves, Felicita? Das-yos limosna y gástenlo en viciu —confírmense dos vieyines que pasen del bracete.

Mientres, el medallón trevesó pa La Escandalera y, col impulsu brutal del descensu concentráu nun rebote últimu y precisu, espétase, de focicu, na hucha de les ñalgones de la gorda de Botero. Paez que la efixe del dictador da señales de maréu, nun se sabe si por tantes vueltes o pol particular puertu al qu’arriba.

¡Ai, qué fácil facer chistes d’un déspota muertu va cuarenta años! ¿Imaxina usté lleer esti artículu en 1950, 1960 o 1970? Nun me conteste. Pero más graciosos que cualquier chiste’bout Franco son esos intelectuales y críticos que defienden les virtúes de la represión como ginseng de la creación artística, que miedra con más puxu cuantes más torgues sufra la llibertá d’espresión. Sí, home, sí. Debe ser un estímulu incomparable pa los espíritus ocurrentes escribir nel patiu de recréu d’un tiranu seriote y sanguinariu, redactar bromes’bout la so voz de pitu, les sos fofeces, la talla de playmóbil o’l güevu solitariu.

Nun hai cosa que peor lleve’l poder, representativu o autoritariu, que vese motivu de burla, esa radial de filu diamantín qu’a tol mundu posa del pedestal. Por eso, anque llegue tarde, post mortem les más de les veces, bendita burla, que, como l’airón busca’l vacíu de presión, acude a cubrir el güecu que dexa’l mieu cuando s’evapora.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: