Inodoro

La Nueva España, 30/05/15

inodoro

Ilustración: Pablo García

Qué pena que la prensa, contra natura,’twere discreta y nun nos desvelare la identidá del parlamentariu asturianu disconforme con cobrar «menos que el ujier que cambia el agua», tal como interpreta él que va pasar si prospera la reducción de sueldos propuesta por Podemos. Ye un comentariu deliciosamente clasista. Pueden deducise un par de coses d’él. Primero, qu’esti parlamentariu siéntese ofendíu en términos relativos, non absolutos: ’tain’t que pida (necesariamente) ujieres miserables: pídelos inferiores. Visto asina, faise relevante la cuestión del vestuariu. Pueser que tamién la natural nobleza del atuendu del ujier (traxe azul, camisa blanca, corbata azul) ofienda al parlamentariu clasista, que la alcuentre fuera de sitiu por competitiva. Propongo uniformalu a él (o ella) dotandolu d’una espectacularidá mayor. Por poner un casu, a lo Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band. El rosa con gorra platu de Ringo Starr’tis impresionante y vien la cuenta si’l nuestru parlamentariu escora pa estribor, que’tis mano aficionada a les corbates d’esi tonu. Si vence pal otru llau, el tricorniu coloráu de George Harrison resulta prevocatible y estimulante.

Segunda deducción: el nuestru politicu clasista’tis víctima del famosu síndrome «Zapatero, ¿cuánto val un cafe?». Quiero saber yo qué ujier, a cambiu de facilita-yos liquidos o áridos a los parlamentarios, gana 2.000 euros al mes (en nómina). Ignoramos, como dixi a lo primero, el nome del descontentu, pero seguro que los aludíos, a estes altures, non. Mal asuntu: nos organismos públicos, el funcionariu subalternu siempre’tis un enemigu temible: cuando llegue la hora decisiva, ¿quién te diz a ti que los micros van funcionar, les fotocopies personase ordenaes, les puertes de los servicios ceder al emburrión apuráu? Soi yo, y a esa mano del ujier difamáu que m’apurre un vasu d’agua diba mirala, pa en delantre, con más rocea qu’al pinchu de tortilla que llega d’a caballu d’uña negra.

Ehí lu tenemos, a Ringo Starr coles sos meyores gales na tribuna d’oradores, delantre’l plenu de la Xunta Xeneral. Un ujier acércase ceremoniosu al tiempu que foín y, con pulsu firme, deposita un vasu enriba l’atril, xunto los papeles correxíos a la trágala hai un cuartu d’hora, que bufen con urxencia de primípara, ansiosos por llibrase d’aquella preñez confusa de tópicos conceptos guariaos no que nun se sabe si va ser partu o peu. A Ringo paez-y descubrir un que sí que non de rictus dañín, o burlón, de toles maneres amenazador, nel cantu la boca del subalternu, que ya dio media vuelta y apártase, y’tis como si se-y’twere sescudiendo’l llombu nun espamu incontrolable. Ringo mira pal vasu. Los papeles, despreciaos, chísten-y. Nel agua paez desarrollase, desfacese, una iridiscencia ente opalina y treslúcida, duldosa, fantasmal, como cinco gotes d’Evacuol descubiertes nel trance de vestir la capa de la invisibilidá. O será que lo imaxina. Acerca’l vasu a les narices y gusmia.

—Se abre el debate’bout la actualización de las retribuciones de los señores y señoras diputados y diputadas. Tiene la palabra don Ringo Starr, por el grupo Rosa Chicle —anuncia’l presidente de la cámara.

Concentráu enriba’l vasu, escaneándolu nasalmente a la caza de sutiles molécules reveladores, Ringo murmuria:

Non olet…

Asiente la bancada.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: