Forever young

La Nueva España, 16/05/15

Albert Rivera, esi rapaz qu’empezó espelotándose nes valles publicitaries porque nun había talla de ropa p’aspiraciones tan grandes, dixo que namás los que nacieron en democracia la pueden rexenerar. Ye un emburrión na campaña autonómica de Javier Fernández, que ta fechu un chaval. Si Fernández y yo coincidimos nun autobús mazáu de xente, los dos de pies y garraos a la barra n’equilibriu arriesgáu, l’improbable asientu de cortesía seguro que-y lu ceden al más canosu y alopécicu, un servidor, y eso que nun llegué a tiempu d’aquella qu’había que votar la constitución, nel 78. El candidatu socialista ye’l Benjamin Button de la política asturiana: el tiempu, pa él, recula. Con cada consulta electoral remocica nos carteles. A les autonómiques de 2019 nun se va poder presentar por menor d’edá.

Nun sé a usté, pero a mi ponme nerviosu la mocedá eterna de Fernández. La tradición europea siempre roceó de la resistencia a avieyar. Ehí ta la podrez tapada de Dorian Gray o’l pactu satánicu de Fausto (Tino pa nosotros). Narcisismu o frustracion, dos siendes que lleven a la condena. Pa ser efebu inmarcesible hai que tener tratos de munchu compromisu que t’apeguen a la pelleya un arrecendor sulfuroso que la colonia nun ye quien a esconder. Yo nunca m’acerqué a Javier Fernández y nun toi en condiciones d’afirmar nin de negar, pero tengo interés en recibir noticies al respectu: el que pueda, que gusmie, disimulando, y ya me contará. Igual los que denuncien que se gobierna Asturies dende Madrid resulten ser miopes y el verdaderu patrón manda dende otra capital más saturnina, pudiendo ser ello. Eso esplicaba la polémica del Gobiernu colos profes de Relixón y el desalcuentru col asturianismu (¡tanta cruz enarbolada!).

En consonancia cola adolescencia de la que lleva rumbu, el mensaxe de Javier Fernández nes valles publicitaries ye elemental: «Sí». Y da palmes flamenques, sonriente. La indefinición ye másima. ¿Sí a qué? ¿A un crecepelo milagrosu? ¿A un fixador de prótesis dentales? ¿A la cosmética masculina que disimula los riegos que los años van llabrando na cara? ¿A la tarxeta dorada de Renfe? Toes estes opciones son perfectamente válides, descontestualizada la imaxe de la presente campaña. Si usté o yo fuéremos erasmus groenlandeses acabantes de llegar a esta tierra, interpretábemos al políticu como modelu publicitariu, nun me lo niegue.

Pero, ¿quién soi yo pa decir nada? Lo mesmo ye la Envidia la que me sopla maldaes a la oreya. Per mi, el Tiempu pasa implacable. Siento a Dylan cantar «Forever young» y vénceme la Melancolía. Nun me paez que’l pletóricu Fernández entienda a lo que me refiero. Meyor pa él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: