Riesgos lexicográficos

Atlántica XXII, marzu 2015

marcianu

Ilustración d’Alberto Cimadevilla

Una minoría étnica masculina d’ún de los grupos a los qu’imparto docencia de Lengua Castellana y Literatura nun institutu de Xixón (una minoría mui minoritaria: unipersonal) presentóseme a la salida de clase blandiendo’l diccionariu escolar del aula col que, a lo primero, pensé que tenía intención d’atacame (y l’agresión resultaba acertadamente metafórica: silenciar al torturador de Lengua con un morrillu de palabres). Pero non: tratábase d’una denuncia indignada:

—Profe, ¿has visto lo que pone aquí?

Púnxome delantre les narices el diccionariu abiertu y posó un deu vibrante, acusador, enriba’l xentiliciu de la so gens. Alguna de les definiciones nun animaba a emparentar. Aquel alcuentru ente l’alumnu ofendíu y la palabra ofensible, camuflada dientro un llibru, resultaba mui improbable. Albidré cizaña d’algún compañeru, pueser que de la repetidora que-y gorronea porros a los recreos…

—¿Has visto lo que pone, profe? ¡Lo pone de mí! —repitió, sacándome de la espiculación policiaca.

—Bueno, si’tis de ti, yo podía escribir coses peores.

—¡Hombre, pero eso es distinto,’cause tú me conoces! —argumentó, y pensé qu’acababa de dar un pasu enorme camín del aprobáu—. Pero el que escribió esto no me conoce, ni a mi ni a mi familia. ¿Quién coño es este hijo puta?

—Un lexicógrafu.

—¿Un qué?

Lexicógrafu: profesión de riesgu. Cada vez que la Real Academia Española actualiza’l Diccionario, manifiéstase-yos, delantre la sede, un grupu de ciudadanos agraviaos por alguna definición. De momentu, la cosa nun pasa de megáfonos y pancartes, pero nun hai que se fiar. Esa xente, como’l mio alumnu enfadáu, cree na propiedá privada, polo menos na de les palabres. Y’tis creencia peligrosa,’cause la propiedá insatisfecha lleva a la frustración, que’tis una pita ponedora d’un güevu únicu, llamáu rencor, y el pitu que guaña esi güevu’tis prietu como la venganza… o blancuciu como la venganza, perdón.

El Diccionario de la RAE va pola edición 23, y estos disgustos definitorios paez que, con cada actualización, miedren. Nun hai traza de que’l futuru traiga la paz léxica al español:

Edición 46. Dep. Leg.: M-003-2346

Marciano

  1. Se dice de los individuos naturales del cuarto planeta del Sistema Solar.
  2. Propio de los marcianos o parecido a ellos.
  3. Coloq. Paleto. Ignorante de las buenas maneras. Ignaro universal. Carente de instrucción.
  4. Coloq. Que ofende a la vista. Sucio y descuidado.
  5. Coloq. Individuo de poco fiar. Timador. Falso, lisonjeador. Lamescafandras.
  6. Coloq. Maloliente, fétido plutoniano. Que padece halitosis.
  7. Coloq. Impotente en el caso de los varones. Aplicado a una mujer, frígida.
  8. Coloq. Vicioso. Pederasta.
  9. Coloq. Persona granulienta, tartamuda y bizca («triplete marciano»).

[…]

  1. Coloq. Cornudo consentidor.

¿Estrañaríase alguién de que se presente na sede de l’Academia, allá pel dos mil cuatrocientos y picu, un marcianu encabronáu, erasmus na Tierra, y desmoleculice, a golpe de rayu fosforito, al titular de la eme minúscula? Ruin serviciu a la causa marciana, d’otra manera: la edición 47 diba amestar una nueva acepción:

  1. Coloq. Individuo mal tomado.

Volviendo a l’actualidá, la prensa dio noticia, tiempu atrás, de la visita d’una delegación d’afectaos pola RAE na oficina del Defensor del Pueblu. Buscaben mediación na so causa. La titular del despachu, solidaria, púnxose en contactu cola Real Academia y solicitó la estirpación léxica. Supongo que la Defensora del Pueblu ’tain’t una marciana (3.er acepción de la futura edición 46 del Diccionario) y que nun confunde un idioma con un llibru. Si’twere tan fácil cambiar los coses borrando palabres, el cáncer curábase con eliminar el términu de los manuales de Medicina. Yo tengo pa mi que la Defensora del Pueblu, nesti casu, comportóse como una marciana, pero de la 5ª acepción.

De toles maneres, nun se puede negar que nun presta qu’un atributu personal (racial, nacional, sexual o físicu) valga de calificación peyorativa. Póngase usté nel pelleyu apaleáu:

—¡Hija, qué asturiano es mi marido! Nunca me contesta cuando le hablo.

O:

—Mi vecina no tiene remedio, es muy asturiana: aún no me ha perdonado aquella vez que no la saludé hace quince años.

Afortunadamente, la versatilidá de les nueves tecnoloxíes, y en particular l’autoedición, permite solventar el problema de manera eficaz: con diccionarios a la carta. Si usté sufre un ataque de cólera cuando, pasando les fueyes del de la RAE, por poner un casu, cai’bout ciertu términu ofensible, o cenciellamente por saber que, ente les tapes cerraes del volume, guárdase’l conceptu pérfidu, descargue y imprima una edición que lu escluya. Si’tis usté particularmente sensible, escluya, escluya, escluya. Quedará-y un idioma héticu a base de ser éticu.

Otra idea’tis la que propunxo, va poco, el secretariu de la RAE: señalar les definiciones peyoratives con un signu delator. Donosa ocurrencia, Sancho, vive Dios. Usté consulta una voz y, si al llegar a la cuarta acepción, el cantu’l güeyu zapíca-y col símbolu nefastu, pasa la vista corriendo percima’til la quinta, nun vaya a ser que lo lea… Yo, a esa idea, namás que-y veo una ventaxa: poner un índiz al final del Diccionario indicándo les páxines onde figuren les palabres proscrites pa que los adolescentes puedan atopales con más facilidá.

¿Y qué signu poner? El cómic va cuantayá qu’alcontró la solución coles metáfores visuales. Acuérdense, señores académicos, de les aventures de Tintín (o, meyor, descúbranles: aprovechen el tiempu) y de les centelles y estrelles que soltaba’l capitán Haddock pela cabeza pa fuera cuando sufría ún de los sos habituales ataques de furia. Una calaverina quedaba guapa (tamién’tis verdá que la voz «marciano» de la edición 43 diba paecer un cementeriu).

En fin: nesto de la lexicografía hai escueles distintes. Ta la postura de la RAE, qu’entiende que ’tain’t responsable de lo que diga la xente nin de cómo lo diga (yo comulgo con esa idea: l’Academia limítase a retratar el idioma; pero, agora que vivimos una época de selfis, ¿pa qué queremos al fotógrafu?); nel otru puntu, tenemos a l’Academia de la Llingua Asturiana, más prudente, que nun quier enfadar a naide anque sea a costa de mutilar el léxicu: consulte usté’l términu «cazurru», por poner un casu (http://www.academiadelallingua.com), que recueye cuatro acepciones, y ya me dirá cuála’tis la que-y paez más habitual… si’tis que-y lo paez alguna.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: