Mercedes y los cuélebres

La Nueva España, 25/04/2015

Mercedes Fernández, la candidata del Partíu Popular a les autonómiques, anunció que, en saliendo electa, nun-y pasa pela cabeza pactar con Podemos porque son la estrema izquierda. A ninguna otra organización política escluye, nin siquiera a «los comunistas», diz, en referencia a Izquierda Xunida.

Parafraseo a Calderón: yo yera un ignorante y lo qu’oigo faime dos ignorantes. Dexando pa prau si la etiqueta procede o quedó obsoleta nel buzón d’IX/IU, siempre pensé que, na exa cartesiano-ideolóxica d’abscises, nun había valor negativu más a la izquierda de «comunismu». Nesi puntu límite, marcáu por colectivizaciones, privatizaciones, planificaciones y otros sustantivos con rima cacofónica conducentes a la felicidá igualitaria por decretu, tenía yo idea de que s’acababa’l mundu políticu conocíu. Alluendi, l’escobiu y l’espantu inimaxinable: «So há dragões», avisaben les cartes de navegación del heroicu Portugal pretéritu.

Pues la capitana Fernández, acolumbrando la curvatura del mundu dende la proa de la so carabela, paez ser que descubrió esos cuélebres. Con regla y pluma, allargó la rayina horizontal tovía más a la izquierda, hasta la isla ignota que pueblen los bichos, y, de pasu, rescató del borde amenazador a los que, hasta esti momentu, vivíen víctimes de la atracción del vacíu: agora qu’ella los metió más pa tierra, puede pactase con ellos, anque ensin entusiasmu.

—Fulanita, ¿quies por esposu a Menganito?

—¿A quién, ho?, ¿a esi sapu? Bueno, anda… ¡si nun hai más remediu!

Con tala disposición, nun ta garantizada la cópula… pero tampoco hai que la descartar: depende de la fame que pase’l noviu.

Volviendo a los cuélebres, nun toi mui seguru de que beneficien a Mercedes Fernández los prexuicios pactistes que manifiesta pa con ellos. Les repunancies deseroticen al electoráu. Una líder seductora tien que s’envolver nel mantu del atrevimientu: esplorar los puertos a los escureceres borrinosos baxo la prúa necia, de tuguriu en tuguriu, hasta dar col pechu peludu y el bíceps tatuáu:

—A ti te buscaba yo, marineru. ¿Podemos…?

Con un espíritu más timoratu, a mi, el votu nun me lu gana. Ye poca cosa, ya lo sé: un votu nun va a ninguna parte. Pero ye un votu indecisu, sueltu, ensin prindar. Y la oferta electoral, contra lo que puedan pensar algunos, resulta insuficiente.

Por poner un casu, yo llegaba a estes elecciones decidíu por Comunión Tradicionalista. Soi republicanu, pero republicanu carlista. Abúltame una indignidá reclamar la república contra unos usurpadores. Lo primero ye reponer al rei lexítimu pa depués, lexítimamente, deponelu. Güérfanu del carlismu, ¿qué me queda? El Partíu Animalista ye una alternativa, pero nun sé qué postura tien en materia d’inmigración (de koalas, por exemplu: Asturies, paraísu ocalital) y yo, pa eso, soi mui conservador: nun me gusten les aventures. Vaya: como a Mercedes Fernández. ¡A ver si tovía voi ser de los d’ella!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: