Les lletres del presidente

«Escribir es muy difícil», declaró Javier Fernández, hai unos díes, nun programa d’entrevistes de la televisión autonómica. Tratándose d’un presidente asturianu, algún espectador garraríalo, ensin asustase, como confesión d’analfabetismu, y más si consideramos que la bibliografía debida a Fernández entra, ensin apretar la lletra, na nuca d’un güevu pintu, pero de raitán (y queda sitiu p’amestar la del compañeru Areces).

Pero non: Javier Fernández usó’l verbu escribir na segunda acepción del diccionariu de la RAE: «componer libros». Dixo qu’hubo un tiempu que, por escribir, tolo hubiere dexao, «pero sabía que no tenía talento». Una decisión acertada la renuncia, señor presidente… o non, a saber. Si llega a enfotase en ser poeta o novelista, igual agora nun yera presidente d’Asturies. ¿Ganalu como literatu, anque fuere malu, compensaba perdelu como presidente? Política ficción, un xéneru siempre sospechosu. ¿Y eses duldes sobre competencia personal nun les tuvo tocantes a ser mandatariu políticu? ¿Entós? ¿Y nunca se-y pasó pela cabeza escribir en bable? Dígolo porque, vista la poca consideración que-y tien a la llingua y que se tien usté mesmu como autor, igual-y abultaba un empareyamientu axustáu.

Si-y val de consuelu, la escritura ya nun-y interesa a naide. Ye un productu residual, caducu. Mire alredor, ente los sos colaboradores, y ya me dirá. Usté aprécialo porque, como yo, forma parte d’un mundu agonizante. Si tien que se sentar a negociar, d’aquí a unos meses, con rapazos d’algún partíu nuevu, nun se-y ocurra deci-yos que, a la so edá, apetecía-y escribir, porque entós van ponese a fala-y a voces pa que los entienda más claro.

Na entrevista susodicha, declárase usté aficionáu a la poesía, ensin repunancies, «de Jorge Manrique a Cernuda», y supongo que pasando per Graciano García, poeta autóctonu, patrióticu, monárquicu, serondu y de multitudes. Esto traime a la cabeza una epifanía que me regaló una compañera docente depués de dedicase munchos años a alumnos de diversificación y con retrasos académicos notables. Esplicóme que, obligaos a lleer, queríen más la poesía que la prosa.

—¿Entós? —entrugué, plasmáu.

—Bobu, ven les ringleres más cortes.

Nun digo que compartan, usté como lector y Graciano García como autor, esi criteriu colos alumnos de capacidaes diverses. A veces, llégase al mesmu puntu per caminos distintos: al sexu lleven l’amor como’l viciu.

En fin: confieso qu’esta selmana fue, pa mi, una revelación presidencial. Amás de les declaraciones proliteraries, desconocíes ente los nuestros gobernantes dende la deposición de Pedro de Silva, pudimos ver a Javier Fernández na primer fila de la presentación de «La balada del norte», la nueva novela gráfica d’Alfonso Zapico. Alfonso Zapico merez l’atención del presidente, de los conseyeros y de cada guarda xuráu que preside la puerta d’accesu a una conseyería, y felicito a Fernández por personase nesi eventu. Quiero pensar que la so presencia nun ta condicionada esclusivamente por tratase la obra d’un relatu ambientáu na Revolución del 34 y nos valles mineros. Esa obligada fidelidá, tan llamentable na izquierda como na derecha, a cualquier manifestación que-yos suene patrimonial, traime siempre a la cabeza aquella frase de Jacques Vaché: «Rien ne vous tue un homme comme d’être obligé de représenter un pays.» Cambiando «pays» por ideoloxía, pasamos de la derecha a la izquierda como los guajes cambien de pierna cuando blinquen de vuelta na cabeza del cascayu: el xuegu ye’l mesmu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: