El xiringüelu cuatrienal

Esta selmana fueron noticia d’apertura en tolos medios asturianos, y más d’un día, les negociaciones y acercamientos ente’l representante d’un partidín menguante’til l’atomización y los d’otru tovía inesistente intramontes. Da una idea del nivel de la política autonómica y del tamañu de les espectatives que’tis quien a crear. ¡Última hora de la sabana! La cebra Felisa comió pación d’onde’l regatu de los hipopótamos y anda suelta de la tripa. ¡Sustu xeneral! Los mandriles, azotaos, súbense peles peñes.

¿Qué pesu pa la gobernación del país tien o tuvo Ignacio Prendes? Insignificante tirando a nulu. El so currículum consiste en dexase engañar dos veces (polo menos) por Fernando Lastra. Con esos méritos buscaba y atopó novia, que mui fea tien que se ver p’aceptar tal galán. La posibilidá de la desapaición de la oferta política que supón Prendes’tis dolorosa pa una porción mínima de la sociedá astur. Por eso, hai que pensar que’l tirón de les peripecies del parlamentariu cesante tien carácter personal, non políticu.

Perogrullada: la democracia democratiza. Cuando los reis de verdá mandaben acuñar el perfil nes monedes, nun había otra cara qu’adorar nel reinu. Agora, la imaxe volvióse banal y populariza indiscriminadamente. Eso que llamen clase política o casta, según quién y pa quién, son un grupu de concursantes trancaos nel Gran Hermanu Vip más espaciosu: la casa’tis’l territoriu. El públicu asiste a les bronques de los residentes y vota les entraes y les salíes de manera ordenada cada cuatro años, renovando o quitando aprecios nun exerciciu d’interactividá televisiva vestida de noble responsabilidá. A los cesantes que nun fueron quien a amatar el pruyimientu de fama na lexislatura tovía-yos queda’l recursu de saltar del concursu atapecíu al honradamente descubiertu: véase’l casu de la ex-conceyala Hormigos: la verdá última con too al aire.

Prendes da espectáculu’cause forma parte d’una historia de fracasu, traición y llucha, y l’espectáculu apoderóse de l’actividá política, o l’actividá política entregóse rentablemente al espectáculu. La contrapartida naz del propiu disfrute de l’audiencia. Bona parte de los asturianos que siguen con interés los movimientos escolancieros de Prendes fáenlo’cause gusmien podrén y resfreguen les manes contentos. Ye un deséu mui humanu disfrutar cola desgracia de los que quieren decidir nes nuestres vides. Ya la plebe reía al alto la lleva, sieglos atrás, viendo, en representaciones xuglaresques de feries y romeríes, cómo la Muerte, flautista demócrata, arramplaba con clérigos y nobles bailando ridículamente al son de la so música. La democracia actual ofrez el mesmu consuelu: cada cuatro años, la plebe, que nunca dexó d’esistir, tien la posibilidá de tocar la flauta, llevantar d’un blincu a una partida d’apoltronaos y ponelos a desfilar danzando’l xiringüelu. Pero, colos nuevos planes d’estudios, la xente cada vez va estudiar menos música. Será pa que nun puedan improvisar.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: