Un ecosistema en guerra

La Nueva España, 14/03/2015

Agora que la xusticia dictaminó que Severino García Vigón’twas un mal ciudadanu, vien a cuentu facer memoria de les opiniones que declaraba mientres-y sisaba perres a la sociedá.

La Nueva España, 28 de febreru de 2010. Pregunta’l periodista: «¿Qué le parece el lío que ha montado el Gobierno con el sueldo de los funcionarios?» Contesta García Vigón: «FADE [institución qu’él presidía] lleva mucho tiempo advirtiendo de que hay que tener cuidado con los gastos corrientes, y las amenazas del lobo se han convertido en realidad. Lo deseable es que la austeridad se dirija hacia ese gasto corriente y no hacia las inversiones.» El periodista: «¿Hay muchos funcionarios?» García Vigón: «Hay que hacer una reforma de la función pública. Hay muchos funcionarios en Asturias y en España. Ser funcionario es un plus adicional’til para pedir un crédito y son los expertos quienes dicen que hay mucho por hacer en ese campo.» Esi mesmu añu, esi mesmu mes, esi mesmu día que facía tales declaraciones, García Vigón defraudaba a Hacienda.

La Voz de Asturias, 27 d’ochobre de 2010. La FADE rechaza la propuesta del Principáu de tramitar oferta pública d’empléu nos presupuestos de 2011, oferta pendiente de cinco años atrás, que consistía en facer fixos 2.500 puestos de trabayu ocupaos’til entós es condiciones de temporalidá. Declara García Vigón: «En una época de recortes hay que priorizar y, lo primero, es el recorte de gasto corriente. […] No es el momento de convocar oposiciones ni de consolidar posiciones, sino de priorizar y adelgazar la Administración. […] Entre prejubilados, parados, salario social y funcionarios, en Asturias casi todo el mundo vive del presupuesto.» Per aquel entós, García Vigón nun ingresaba nes cuentes públiques l’IVA deriváu del so negociu familiar.

15 de xunu de 2010. Discursu de clausura de l’Asamblea Xeneral Ordinaria de la FADE. Lectura de García Vigón. «Quienes hemos recomendado la austeridad no podemos, por coherencia, estar en contra de las rebajas en gasto corriente. Ahora bien, sí nos preocupa la reducción de los 6.000 millones de inversión pública y, en mayor medida, la repercusión que pueda tener en las infraestructura de Asturias. […] Presidente [yera Álvarez Areces], ante la grave situación, con una gran crisis de confianza, es el momento de las decisiones valientes. […] Se acabó la etapa de los “paños calientes”. […] Y ante las necesarias restricciones en el gasto corriente, que nosotros siempre demandamos, la inversión productiva y los estímulos a l’actividad económica son la única alternativa posible.» Naquel entós, la empresa de distribución de gas de García Vigón, Enastur, declaraba menos bombones de les que vendía realmente.

Esta cruzada de García Vigón contra la función pública y «los gastos corrientes», entiéndase los sueldos de los funcionarios, esplícase en términos ecolóxicos. Nun ecosistema con recursos limitaos, un depredador voraz aspira a consumilos toos n’esclusiva y, en consecuencia, opera contra les especies que puedan competir con él. Nun se trata de lo que necesita l’ecosistema, sinón de lo que-y convién al depredador. Cuando agote l’ecosistema, el propiu depredador ta condenáu a la estición, pero les ansies nun lu dexen adelantar acontecimientos. Les perres que l’Administración nun use en «gastos corrientes» queden llibres pa que la empresa privada les reciba en forma de contratos o subvenciones. ¿Que se creen puestos de trabayu? Los de la función pública tamién lo son, y con condiciones laborales más dignes. Claro: nun cumplen cola paradoxa del sistema: nun producen plusvalía, l’empleáu nun-y da perres al contratador, que neso consiste la empresa privada. Y nun fai falta recordar que los funcionarios nun defrauden a Hacienda’cause’l mesmu Estáu se preocupa de recauda-yos los impuestos de la nómina mensual, nel porcentaxe debíu, a priori.

Supongo que, cada vez que García Vigón pasaba delantre d’un centru de salú, d’una escuela o d’un parque de bomberos, una rabia sorda reconcomía-y les tripes pensando que la xente qu’ellí trabayaba llevaba na cartera billetes y monedes que se-y escapaben a él, pensando qu’eses persones nun teníen que s’humillar mendigando un contratu temporal, al límite de la supervivencia, de corbata en corbata. Y, agora, ún d’esos funcionarios, el xuez Rodríguez Santocildes, acaba de sentencialu: Severino,’tiss de los malos y pillémoste. Vese que la especie depredadora va tener qu’esperar por otru machu (o fema) alfa que-y gane la guerra.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: