Coño

La Nueva España, 07/03/2015

Esi rapaz, Pedro Sánchez, empieza a caeme bien, a la manera, revueltu de simpatía y compasión, que te cai bien l’últimu neñu de la clase en desarrollar, pulguina ansiosa tresparente pa les compañeres espolletaes. Sánchez esfuérzase, fai lo que puede, y los asesores que-y paga’l partíu ganen el sueldu. Estudiaron a fondu al personaxe y diéronse cuenta de qu’había posibilidaes específiques nesa cara angulosa y castigada pol acné xuvenil, cara que pide a voces niebla, tugurios y malos pasos. Una boca estampada en cara tala nun reza: coñea.

Y soltó dos coños na Ribera del Ebro, más contundente’l segundu, enfolláu nel barru de les inundaciones: «¿Qué coño tiene que pasar en este país para que Rajoy salga de la Moncloa, pise el barro y esté con los vecinos?» El presidente del Gobiernu tien difícil la réplica. La esclamación ya ye patrimoniu de Sánchez, qu’acaba d’apropiase d’un campu semánticu enteru: el de los tacos. Y nun ye apropiación ruina. Compárelo usté con un Mariano Rajoy que pica de puerta en puerta, lánguidu, dando les gracies como un probetón.

Nun m’estrañaba que los coños ibéricos de Sánchez acabaren siendo lo qu’agora se llama un fenómenu viral: les campañes d’esti añu pueden encoñase. Ya sabemos cuánto tiende la clase política a la pleitesía verbal, a reproducir, hasta l’aburrimientu, los modismos del líder. Ehí tenemos el «mirusssté» presidencial: nun debe quedar notable del PP que nun lu gaste. Podíemos pensar que n’Asturies, tierra bien cuchada pa los cagamentos, el fueu va correr con facilidá pela mecha prendida pol secretariu xeneral del PSOE, polo menos ente les sos files. Pero nun sé, yo nun m’enfotaba. Hasta neso nos pueden decepcionar.

Nun procede contar con un arrebatu coñófilu de los conservadores. Siempre distinguieron nítidamente lo público y lo privao, siempre supieron que les maneres ceremonioses coles que mueyes el churrín na taza de chocolate cuando tienes al señor obispu invitáu a merendar en casa nun valen pal prostíbulu, y viceversa. Del lésicu malsonante de la derecha española lléguennos noticies indirectes, como fantasmagoríes de cuásares remotísimos: les que proporcionen micrófonos traidores. Quedaron rexistraos el «¡Manda huevos!» de Federico Trillo y el «hijoputa» d’Esperanza Aguirre, que yo m’acuerde. Poniéndose mui colorada, alguna dama del partíu podía llegar agora, tolo más, a soltar aquella versión light a la que recurríen les madres nel momentu dramáticu de cargar la zapatilla: «¡Coñi!» Coñi ye un coño afectáu de polio: la o de la primer sílaba promete grandes coses pero acaba decepcionándonos l’estreñimientu fonéticu de la i.

Céntrome: gracies a la sensibilidá lingüística de Pedro Sánchez, la democracia pega otru reblaguín. L’exemplu del secretariu del PSOE audibiliza (© Milio Rodríguez Cueto, 2015) a la masa coñófona secularmente estigmatizada. Acabóse’l tiempu de la cursilería. Pa en delantre, coños severísimos sentenciarán nos tribunales, con coño responderán los alumnos a la lista de clase, coño será la despedida del agonizante a los deudos desconsolaos y, pelos corredores recoletos de los conventos, les hermanes mínimes saludaránse, a les mañanes, con coños dulces y virxinales. Hai una revolución en marcha, un Coñemos imparable que va facer d’España una sociedá más igualitaria, una ola qu’usté nun va querer perder. Plegue’l periódicu, mire alredor pela cafetería hasta dar con un par de güeyos cómplices y nun tenga apuru: súbase al coño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: