Coordenaes

La Nueva España, 21/03/2015

35 kilómetros’tis la distancia que Google Maps mide ente la Cueva del Sidrón y Felechosa. 50.000 años, el tiempu que media ente’l presente y l’agonía del últimu neanderthal que pobló peles orielles del ríu Borines. Eses son les coordenaes espaciutemporales de la frustración.

En Felechosa celebróse, el miércoles 18 de febreru, un congresu’bout la caza. De los neanderthales de Piloña y otres partes esplicónos la ciencia, esi mesmu día, que nun diben desentonar gran cosa cola familia que nos tocó a caún na rifa. Tampoco nos garra de sorpresa, si somos sinceros.

Un investigador del CSIC, qu’acaba de publicar un estudiu’bout los nuestros primos «nea» nuna revista del ramu, declaró a los medios: «Hemos pasado de pensar en ellos como seres poco evolucionados a saber que cuidaban a los enfermos, enterraban a sus muertos, comían marisco e, incluso, tenían características físicas distintas a las esperadas: los había pelirrojos y de tez y ojos claros.»

Les tres coses, cuidar de los enfermos, enterrar los muertos y comer mariscu tán mui bien, pero vese que yo toi intelectualmente mui per detrás del científicu antropólogu,’til mui perbaxo de los «nea»,’cause nun soi a cerrar el triángulu enfermedá-muerte-mariscu. O igual’tis que se traiciona l’investigador y, revelando’l pasáu, revélase él gastronómicamente (vese que-y gusten más los centollos que les almóndigues y que ve más sofisticación n’abrir oricios a golpes nun pedreru pa saca-yos la güévara colos deos que n’esfollar un cabritu, facelu tayaes y cocinalu seliquín regándolu a cada poco con chimichurri) y estéticamente (paez dar a entender que Maureen O’Hara o Angela Merkel, roxes de güeyu claru, pertenecen a un momentu evolutivu superior o posterior al de Monica Belucci, por nun falar de Michelle Obama).

En Felechosa, el presidente de la Federación Asturiana de Caza dexó caer que, en llegando una previsible abondanza d’osos per estos altos y valles, bien se podía pensar en pega-yos tiros. Gran contestación por Internet de los lectores de La Nueva España. Encuesta urxente con resultáu abrumadoramente opuestu. La ciudadanía (polo menos la que consume prensa) nun comparte la pasión por ver, al traviés de la mira telescópica, cómo s’esbarrumba inerte, a doscientos metros, un animal que nun tenemos falta de comer pa matar la fame. Cazar osos podía ser un reclamu turísticu, argumenta’l presidente de la Federación. Face-yos l’amor seguramente tamién. Big Brother Bear, y a petalo.

Volviendo al Sidrón, el periódicu comenta, con prosa nun se sabe si del investigador del CSIC o del periodista al cargu, que los «nea» teníen «poca diferencia de altura y peso entre hembras y machos». Nun diz «hombres y mujeres», que lo’tisren, como miembros del xéneru Homo. Machu y fema. Osu y osa. Neanderthal y neanderthala. 35 kilómetros y 50.000 años son les coordenaes espaciutemporales de la frustración.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: