Caridá selectiva

caridá selectiva

Ilustración de Pablo García

La Nueva España, 20/12/14

Estos díes d’atrás, una agrupación patriótica anunció que recaudaba n’Uvieo alimentos destinaos a families españoles necesitaes. Yo visité-yos la páxina web pa informame, por si acasu. De momentu, tengo trabayu pero, ¿qué sé yo lo que va ser de mi mañana? Descansé: paez que sí, que, pa un apuru, cumplo los requisitos. Namás tengo que cuidar el matrimoniu, porque na web nun dicen nada de cebar divorciaos españoles. Si la campaña ye un ésitu, igual tien l’efectu inesperáu de fomentar el matrimoniu (¿heterosexual?) ente indixentes, cosa benéfica, porque ya se sabe que los probes son mui daos a la concupiscencia. ¡A saber lo que pasará nos caxeros automáticos, ente cartón y cartón, a les cuatro la mañana! Tanta fusión bancaria namás podía llevar al porno.

Acierten estos patriotes caritatibles cola so campaña de proteción al probe. Nun hai cosa más española que los probes. Apaecen, pa la Historia, al tiempu que l’Estáu, col matrimoniu d’Isabel y Fernando: nun podemos decir qu’hubiere probes diferenciaos antecesores, na Edá Media: la Edá Media yera un parque temáticu de la miseria. Preséntensenos con Celestina y, con Lázaro de Tormes, algamen l’estatus d’acervu nacional que conserven a día d’hoi (yo abogo por presentar la candidatura de los probes españoles, delantre la UNESCO, al Patrimoniu de la Humanidá, nun tengo claro si material o inmaterial). Hai un probe dientro de cada español: usté entiéndeme perfectamente, nun se faiga’l tontu. El que nun se sienta probe no fondero nun merez gastar el xentiliciu. Asina que podemos catalogar a los españoles, ensin más complicación, en dos grupos: probes en potencia y probes realizaos. El presente paez un tiempu perfavorable pa realizase, pero nun lo tome como una invitación si nun quier.

De toles maneres, habrálos insensibles a la tradición que s’escandalicen col criteriu selectivu del citáu grupu patrióticu. Hipocresía: que tire la primer piedra’l que tea llibre de culpa. Yo tamién soi selectivu, pa que lo voi negar: siempre tuvi preferencia polos probes musicales, subclase acordeonistes. Otros querrán más favorecer a probes flacos o a probes guenuflesos, a probes guapos o a probes con jarsé de cuellu cisne, qué sé yo: pa gustos hai colores. Y, en defensa de l’agrupación patriótica, hai que decir que son los propios probes los que ceben la mecha de la selección nacional. Nun ye novedá alcontrar algún que pide subtituláu: «Parado español», col carné d’identidá posáu xunto’l cartelín a falta de notariu. Y ta empezando a dase tamién la categoría de probe asturianista: «Ayuda Nun tengo trabayu.» Esto xuro que lo vi nuna cera de Xixón. (Si se mira bien, ye motivu d’alegría, porque demuestra que la presencia de l’asignatura de llingua asturiana nes escueles empieza a dar frutu y hasta puede resultar económicamente interesante pa los alumnos que la cursen.) Namás hai que tener cuidáu de que nun coincidan, a la puerta del mesmu supermercáu o de la mesma ilesia, el probe asturianista y algún de los probes españolistes, nun vaya ser…

Permítome avisar a esti grupu caritatible qu’enfotase nel patriotismu de los probes nun paez prudente. Esi español necesitáu que pasa pela sede de l’asociación a por dos kilos d’arroz y un saquín de patates, entra gritando «¡Arriba España!» brazu n’alto y lluz una banderina preconstitucional na solapa de la cazadora donada por Caritas, vete tu a saber si, media hora más tarde, nun se presenta na Casa’l Pueblu xiflando la Internacional y cola foz y el martiellu onde enantes añeró l’aguiluchu. Enciéndese ún pensando en traición tan grande. Lo mínimo que-y puedes pedir al probe qu’alimentes ye la esclusividá. Yo, qué quier que-y diga, cacheábalos a la entrada p’asegurame de que nun guarden nos bolsos simboloxía contradictoria. Otra manera d’evitar doble xuegu ye marcalos na frente. Pero ya sabemos qu’hai quien se diba poner de pates, nun sé por qué: otros tatúense’l logo de la empresa a cambiu d’un plus na nómina.

Manifiesta l’agrupación patriótica, na web, que nun son un partíu políticu nin tienen intención de facer política. Otros nun-yos darán créditu, suponiendo na campaña alimenticia un interés torcíu: la captación d’acólitos, d’estómagos agradecíos que, cuando faiga falta, pueden tresformase en votos. Yo sí los creo. Y total, si m’engaño, engáñense tamién ellos, porque, el día que los probes tengan en so mano decidir gobiernos, vamos ver de vuelta la democracia censitaria: lo que yo-y diga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: