Salida falsa

villa cola bolsa

Ilustración de Pablo García

La Nueva España, 13/12/2014

 

Del escándalu económicu de Fernández Villa, interésame l’aspectu material.

—¿Hay otros?

¡Coime, claro! Los billetes son papel; el delitu, conceptu. Los conceptos, pa xente d’espíritu retorcíu: abogaos, xueces o inspectores. Les persones rectes amamos la materia, pensamos nel papel.

La prensa dixo que Villa depositó les perres personalmente y «en fajos» de billetes. Si algún periódicu especificó’l color de los billetes, yo nun m’enteré. Y nun me paez una caxigalina: ta la cuestión del pesu. Un billete vien a ser un gramu, ergo 1,4 millones, en billetes de 10 €, son 140 kilos. Véolo muncho pal llombu resentíu de Villa (acuérdese usté de cuando lu lesionó aquel argayu de caxes de sidra). Los 70 kilos de billetes de 20 € o los 28 de 50 siguen abultándome más de la cuenta. Yo apuesto por 14 kilos de papel verde (el morao compromete muncho), y paezme, tovía, que’l valiente veteranu de la llucha obrera llegaría sudáu a la sucursal bancaria onde fexo’l depósitu, a nun ser que s’ayudare d’un carru de la compra al usu d’ama de casa menesterosa. Pero Villa, emburriando un carru de la compra pel mediu d’Uviéu, diba resultar una estampa indeseablemente llamativa.

—¿Y nun maletín?

Tamos igual. «¡Umm! ¡Sindicalista y maletín!», podía rocear la ciudadanía transeúnte, que ta a la que salta. Non. El contenedor onde mudó de ñeru la llarada de pitinos cantores que Villa guardaba en casa debió ser, pamidea, una bolsa más discreta.

Cuando, depués de selmanes de discusión familiar, el nuestru héroe decide, por fin, arruinase la vida en beneficiu d’una causa mayor; cuando se planta na sala de casa delantre’l retratu enmarcaú de Manuel Llaneza (que lu mira con güeyos cucios y achinaos, como pidiéndo-y el santu y seña) y lu aparta pa un llau pa descubrir la caxa fuerte empotrada na paré; cuando mueve la ruedina de la caxa fuerte pa la derecha y pa la izquierda siguiendo l’orde de los númberos d’afiliación al SOMA y a la FSA; cuando, del interior de la caxa abierta, aflora una claridá esmeralda que-y pinta a Villa una tez batracia, inhumana, improletaria, y les serdes de los bigotes, imantaes pol papel moneda, espúrrense-y, horizontales, como mil pseudópodos ambiciosos, nerviosos, pa escontra la ganancia ilícita… entós, alguién de confianza apúrre-y a Villa una bolsa de la basura.

—¡Home! —escandalízase’l líder.

¡Tantos años de llabor denigraos nun plásticu estigmatizador!

—¿En qué los quies llevar, entós? —replíquen-y, agriamente—. ¿En bolses de lencería?

Les serdes bigotudes altérense, resfriéguense, lascives, unes contra les otres: disfruten un disfrute metonímicu ensin saber que tal cosa esiste,’cause tamién’tis metonímica la so ignorancia.

Pónen-y al líder, na mano, una bolsa de deporte. Fartúquenla de billetes, empapícenla, fuércen-y la cremallera.

—¡Hala, campeón! ¡Pulveriza les marques!

Villa cierra’l puñu, pero’roundl asa. Siente’l pesu del trunfu, la fortaleza de tantu entrenamientu. Hincha’l pechu y da un pasu al frente, sal a la escalera, al ascensor, sal del portal de casa, sal pal mundu, pal escenariu de los sos trunfos, ruxe l’estadiu, les graderíes reventones, colócase na calle central, blincucos nerviosos, anúncialu la megafonía, saluda, atruena la ovación, on your mark, agáchase, calca los pies nos tacos de salida, set, el xuez llevanta la pistola… doble disparu: salida falsa de Villa.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: