Antisistema

Atlántica XXII, xunetu, 2014

Llamóme un amigu, misteriosu.

—Tenemos que quedar.

—¿Mañana al mediudía n’El Cartero?

—¡No, no! Nun sitiu más discretu. El cabu San Lorenzo, a eso de les ocho la tarde.

«¡Joder! A sacar otra vez la ropa d’inviernu», pensé.

Nun me dio tiempu a retrucar: colgó.

Si usté nun conoz el parque del cabu San Lorenzo, nel conceyu de Xixón, diré-y que ye una campona, enriba la mar, onde’l fríu tien los cuarteles de veranu. Notru tiempu, siendo yo eso qu’agora llamen adolescente, daquella carapijo, yera zona prohibida, militarizada, terra ignota. Los soldaos marcharon y, agora, el serviciu de parques y xardinos del conceyu tien la pradería n’estáu de revista permanente, pero al fríu nun hai normativa nin Dios que lu eche.

Baxé la cuesta arando coles narices l’airón, que, naquel momentu, yo consideré impertinente: depués dime cuenta que tenía más de deidá bondadosa y preventiva. Nun se veía a naide. Al fondu, de la que pasaba xunto ún d’esos matos decorativos de cañes enxareyaes, altos y vanos nel interior, tan amañosos pa metese un chute como pa da-y paz discretamente a una necesitá intestinal (dame la impresión de que les dos coses al tiempu son incompatibles… pero yo qué sé), chistáronme.

—¡Eh!

Ente les cañes xesticulaba una sombra. El mio amigu X (vamos guarda-y l’anonimatu por razones que se van facer evidentes), con gafes de sol y enfundáu nuna sudadera negra con capucha subida, llamábame pal interior.

A lo primero nun lu conocí. X ye auditor de certificaciones de calidá p’AENOR, un puntu al que paez que’l pescuezu, col correr de los años, sufrió-y una mutación, fue adaptándose al nudu de les corbates y desplazando la nuez onde nun estorbe, mui p’arriba, practicamente a techu del cazu. Por eso, facíaseme imposible identificalu naquel cani rimador.

—No, no: paso.

—¡Que soi yo, Milio! —tranquilizóme; y, arrastrándome d’un brazu, metióme pa dientro’l matu.

Tovía escucó pa fuera, p’asegurase de que la operación-y pasare desapercibida al vacíu y a Google Earth. Cuando él quedó seguru de que nun había testigos del nuestru alcuentru y yo de nun pisar mierda, entró en materia.

—¿Cómo andes de dolor d’espalda?

La pregunta yera inesperada. Y la manera de formulada, rara: X, agorrumbáu, adelantaba la cara pa escontra mi con un aquel agresivo.

—Bien… Va tiempu que nun me da guerra.

Chascó la llingua, disgustáu.

—¿Y les piernes? Porque a ti gústate salir a correr, ¿no?

—Voi tener que renunciar –llamenté—. Pónenseme los papos como piedres y depués toi mediu mes coxicando.

Esta contestación sí que-y gustó. L’alegría que-y producíen, aparentemente, les mios contractures, tiró d’él p’arriba, pa enderezalu. Un espasmu dolorosu torció-y la boca y volvió a la posición conspiradora previa.

—¡Tu tienes falta d’un fisio! —nun se confunda, lector: yera él el que me lo decía a mi.

—Ya. Llevo unos cuantos.

—Yo digo un fisio a horariu completu, les venticuatro hores del día a disposición tuya.

—Sí, claro… ¡No te jode!

—Tamién yo tengo falta d’un fisio –ximió—. Nun m’aguanto de dolores. Va pa un mes que nun soi a poneme derechu. Nin puedo auditar. Onde voi, causo mal efectu: con esta inclinación, les corbates cuélguenme como plomaes.

Aquello esplicaba lo de la sudadera… relativamente.

—Vaya.

—Como calmantes –quexóse—. Ya tengo les tripes pa fregar con elles. El médicu pidióme consulta col fisio, ¡y citáronme pa dientro tres meses!

—Coño.

—Pa entós, ya voi tar muertu, Milín.. Si nun me maten los calmantes, mátome yo.

—Nun será pa tanto.

—¡Sí, sí! ¡Mátome! A nun ser que m’arregle un fisio, mátome.

—¿Y por qué nun vas a unu particular, como tol mundu?

Púnxose dignu, dientro lo que la postura-y consentía.

—¡Yo pago unos servicios públicos y tengo derechu a que m’atiendan! —Apoderóse-y el rencor de la cara y xuxurió, ofídicu—: ¡Namás espero’l día que pueda auditar el SESPA!

¡Ai, los derechos! Son como centiminos nos bolsos del espíritu: nun valen pa nada y acaben perdiendose per un furacu, pela pata p’abaxo.

Una mueca fumanchunesca pintóse-y na cara a X:

—Lo que merecen ye que los secuestren.

Yo, a lo primero, interpretélo mal (soi fíu de los tiempos que me toquen vivir) y díxi-y:

—¿Quién?, ¿el conseyeru o’l presidente?

—¡No! ¡Los fisios!

Aquello empezó a dame mal aire. A les palabres acompañábales esa espresión tripartita (aclaración – complicidá – amenaza) que los llocos copien de los malos actores de películes que quieren paecer llocos.

—¡Si secuestres al fisio —siguió X—, ya nun tienes qu’esperar la vez!, ¿nun te das cuenta?

Nun me costó trabayu faceme’l sorprendíu:

—Umm…

—Cada vez que te duela la espalda, bajes al sótanu a que te la arregle.

—Ya…

—¡Y esi día come escalopines! —sentenció, feliz col final feliz.

—Claro… Escalopines…. Pero —vime na obligación d’aportar algo: yo soi asina—, ¿y si ye veganu o una cosa pol estilu?, ¿y si nun come carne?

—¡Sí come, sí! ¡Que va a la carnicería los miércoles de tarde y los sábados al mediudía!

¡Ah! ¡Nun tábemos falando «del fisio» como categoría xeneral, sinón «d’esi fisio» carnívoru en concreto.

—Y, amás —paecióme que se-y resquiebraben les gafes col filu d’una oculta mirada navayera—, va en bicicleta, mui atléticu, el castrón… —Un cambiu repentín—: Entós, ¿qué? ¿Viente bien esti martes a les siete?

Respiguéme.

—¿Si me vien bien… pa qué?

—¡Coño, pa secuestralu! ¿De qué tamos tratando? Los martes va a yoga… ¡pa tar flexible…! —¡El rencor, el rencor!

—Oye, mira… Nun lo acabo de ver…

—¿Qué ye lo que nun acabes de ver? Tengo’l furgón tuneáu con pegatines y nel sótanu ya metí la luz, la camilla pa los masajes y un inodoru químicu. ¡Ta too preparao!

Púnxime gafu: había que cortar:

—¿Y por qué me quies meter a mi nesi enguedeyu?

—Tienen que ser dos. Ya-y di munches vueltes. Pal secuestru, arreglábame yo solu, pero piensa cuando tenga que me dar un masaje. ¿Voi tumbame boca abajo y fiame d’él? ¡Lo mismo-y da por estrangulame! No: tienen que ser dos. Mientres masuña a ún, l’otru apúnta-y cola escopeta.

—Coño, X: con esa presión nun va poder trabayar bien. Igual t’estropia más el llombu, en vez d’arreglátelu.

—Sí lu va arreglar, sí… —llaín—, pola cuentra que-y va traer. Pa soltar contractures, nun tien falta de tolos deos.

Llegaos a aquel puntu, consideré que yera momentu de despedise:

—Mira: lo mío son les afoníes del docente.

—¡Pues secuestramos tamién un foniatra! —ofrecióse—. ¡O un otorrino! ¡O los dos! El sótanu ye ampliu.

—¡Tu quies montar una clínica secuestrada!

—Pero a disposición de los amigos, ¿eh? Home, igual tienen que participar económicamente pal mantenimientu.

Ya. Privatización.

—Paso —fui cortante—. Yo tamién soi funcionariu.

Quitó les gafes con un movimientu enérxicu y miróme con intensidá, dobláu como taba.

—Claro —gruñó—. La casta funcionarial protégese.

Nun retruqué. Que dixere lo que-y diere la gana. A fin de cuentes, l’ausencia de mala conciencia ye rasgu distintivu del mandarinatu.

—Pero, cuidadín –amenazó—. A ver si alguien tien falta de profesor particular pal fíu repetidor.

Oricióseme’l pelu na nuca.

X punxo les gafes, adelantó bien pa la frente la capucha de la sudadera negra y salió pal esterior del matu. Pelos praos pindios p’arriba, fue subiendo, con trabayu, hasta l’aparcamientu: un gran coleópteru abombáu arrastrándose pel verde.

Aquel ser qu’arrepegaba pela cuesta, hasta antiayer, cuando nun tenía conciencia de cargar espaldes al llombu, yera un ciudadanu respetable, modélicu. Pero l’Estáu defraudólu, féxolu un terrorista torgáu, otru antisistema. El desengañu mata más demócratas que les dictadures. Desapaecen los ciudadanos, llega’l tiempu de la poliarquía. Perellí p’arriba, zapicando y pegándose focicazos, Ricardo III, gorrumbu, poseyíu por una rabia xusticiera, disponíase a buscar un fisioterapeuta, y nun ofrecía’l reinu a cambiu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: