Europeos 3,50

 

europeos 3,50-1

Atlántica XX, xineru 2014

Circulando pel polígonu industrial de Porceyo, en Xixón, vi’l cartel que reproduz la semeya. «Europeos 3,50 pago a contado.» Y una flecha señalando, llamando. Misteriu. ¿Prostitución masculina? ¿Esclavismu? Pa cualquiera de les dos coses, el saldu’twas evidente. Los putos o esclavos que se puedan contratar o mercar a esi preciu tienen que ser la puxarra de la especie humana. La urxencia demandada de pagu («a contado») evidenciaba tovía más el timu: tu suelta la pasta y depués a ver a quién reclames. A la vuelta, el cartel usaba’l singular, y eso facía’l negociu más sospechosu: «Europeo 3,50.» ¿Escaparíase-y al negociante emprendedor la verdá nuna de les dos cares?, ¿delataría, ensin dase cuenta, la disponibilidá d’un únicu suxetu? Siendo esi’l casu, l’esclavismu quedaba descartáu’cause vender un solu paisanu a 3,50 nun compensa’l gastu en cartelería. Pero tamién podía ser que l’esclavu en venta tuviere enseñáu a volver, como una palomba mensaxera, posibilitando sucesives ventes fraudulentes. D’ehí, otra vez, lo de pagu al contáu. Depués taba l’asuntu de la raza. Tratando n’esclavos, paez que l’emprendedor entendía como un plus la europeidá de la mercancía. Quiero decir: si «Europeo 3,50»… ¿«Africano 1,75»?, ¿«Asiático 0,15»? Claro: estes valoraciones seríen relativamente variables si’l casu’twas la prostitución (de toles maneres, «Asiático 0,15», pamidea). Y, amás, ¿qué’tis eso d’«europeo»?, ¿de qué tamos falando?: ¿d’un finlandés esblanquiñáu y lánguidu que nos bebe’l mueble bar namás nos damos la vuelta?, ¿d’un zíngaru rumanu que mira con deséu esmolecedor los enchufes de la lluz?, ¿d’un xermanu intolerante que protesta si nun-y damos a la hora la escudiella de garbanzos perdigoneros y el cachu de pan rancio?, ¿o d’un asturianu al usu: trabayador, ordenáu, alegre y agradecíu, como somos toos?

europeos 3,50-2

Eses reflexones, que diba faciendo yo mientres circulaba pel polígonu de Porceyo, apartándome de los cartelos pela calle Galileo Galilei (que’tis onde tán) alantre, obligáronme a frenar y dar la vuelta. Si nun aclaraba’l misteriu, nun diba ser quien a dormir y sabía que, total, al otru día, diba volver pa salir de duldes.

Obedecí la flecha. Confieso que, anque me tengo por progresista y abiertu, hai prexuicios de los que nun me lliberé tovía y, a estes altures de la vida, asumo que me van acompañar’til’l sucu, y costóme vencer un par d’ellos (pa que m’entienda: que me tomaren por esclavista o por buscón de chaperos; ún de los dos’twas más fuerte que l’otru: dexo a la so imaxinación o empatía decidir cuál) que tiraben de mi p’atrás cuando me posé del coche delantre una nave anodina como les otres del polígonu (al que-y sobra, como a tolos d’Asturies, l’apellíu «industrial»: nun pasen d’almacenes entelerañaos). «Estos, Fabio, ¡ay dolor!, que ves ahora / campos de soledad, mustio collado, / fueron un tiempo Itálica famosa», movía yo los llabios mientres m’acercaba, na soledá murnia de la tarde poligonera, a desvelar el secretu del negociu nefandu. Emburrié una puertuca metálica entorniada, practicada nun portón que, notru tiempu, pudo abrir la bocona a camiones procedentes de los tres puntos cardinales de los que se puede llegar a Xixón rodando. La nave taba ruinamente iluminada, callada, nun digo que vacía’cause, al fondu, amontonábense palés de madera, restos tamién del naufraxu industrial. Afilé la mirada, pero nun descubrí argolla nin cadena aseguraes a una paré que retuvieren prisioneru ximiente, nin tampoco efebu en tanga fumando tabacu rubio con mirada lasciva. Pegué una voz:

—¿Oiga?

Otra segunda, fracasada la primera:

—¿Oiga?

Sonaron unos pasos torpes: alguién baxaba, per unes escaleres ferruñoses, d’una especie d’altillu parcial que s’aguantaba’bout dos columnes metáliques contra un lateral interior de la nave: una oficina de dimensiones modestísimes.

—¡Sí! ¡Voi! —dixo’l descendente, resoplando, tovía ensin tocar tierra.

Con pasu curtiu pero veloz acercóseme un paisanu chaparretu, cúbicu (tan anchu como altu y fondu), acatarráu a nun ser que’l pañuelu que pasaba peles narices y peles serdes d’una barba descuidada tuviere entafarráu d’otra cosa que nun’twere productu orgánicu propiu. ¿Sería aquello l’européu pregonáu? Si’twas, entendíase’l preciu, y’til m’abultaba negociable.

—¡Sí! —saludó, argutu, cuando por fin llegó al par mío.

—¿Usté’tis… el…? O sea… lo de los europeos.

Nun me fluyíen les palabres como podía esperase d’un literatu.

—Sí, sí.

—¿Y a 3,50? Quiero decir… ¿ponlo a 3,50?

—¿Cómo que si lo pongo? —engurrió la frente.

—Sí, bueno… quiero decir…, ¿usté’tis’l que vende… europeos? —arriesguéme a aventurar una de les posibilidaes contemplaes, la qu’alcontraba menos ofensible viendo l’espécime, y, inconscientemente, apunté p’arriba, pa la oficina, que’twas l’únicu sitiu onde podía tar guardada la mercancía, anque’tweren amontonaos unos enriba los otros,’cause sitiu pa sentalos nun sofá mirando l’Interviú nun paez qu’hubiere.

—¡No, no! —sescudió la cabeza con rixu—. Yo cómprolos.

Les coses poníense tovía más sórdides. ¿Pa qué quería europeos aquel Danny DeVito gochón y mocosu?

—¡Pero tienen que tar curiosos! —avisó—. Que los hai que te vienen con cada mierda que da ascu mirar pa ellos.

—¿Y a 3,50?

—Pago al contao —afirmó con seriedá, xustificando asina’l preciu miserable—. Eso sí: yo nun voi a buscalos. Tien que me los traer usté.

«Mira qué cucu», pensé. «Y seguro que nun pregunta la procedencia.»

—¿Son pa mandar pa fuera? —seguí investigando.

—Son pa onde me los pidan —punxo cara de despreocupación: ¡qué coño-y importaba a él el destín!—. ¿Por qué lo quier saber?, ¿pa ver si los puede colocar usté directamente? —sonrió torcío.

Yo aguanté, impasible:

—¿Y tienen que ser europeos?

—Sí, sí: tienen que ser europeos. Si me los trai americanos, nun los quiero.

—¿Por?

—Ná, tienen menos salida.

La rotundidá cola que falaba evidenciaba’l so conocimientu del negociu. Subióme l’autoestima.

—¿Usté tien? —entrugóme defrente—. ¿Cuántos?

—Bueno… —había qu’elaborar una estratexa de salida—,’tis qu’igual nun-y valen, primero tendría que-y traer una muestra.

—¿Una muestra? —engrifóse: dime cuenta de qu’acababa de resbariar.

—Claro. Europeos hailos de munches formes y maneres, unos mui distintos de los otros.

Asentóse un silenciu raru ente los dos. Danny DeVito estudiábame con atención. Yo nun me decidía a salir a galmiaes de la nave. Por fin, espurrió un brazu pal fondu y dixo:

—Los europeos son toos iguales. Como esos d’ehí —apuntó pa los palés apinaos.

De repente, facía munchu calor naquel almacenón xeláu.

—No, d’esos nun tengo —dixi.

—Pero, entós… ¿de qué me taba hablando? —miróme torcío.

—Fue una confusión. Buenes tardes.

Di la vuelta y fuxí, dando gracies a nun tener aparcao’l coche a la vista.

En sentándome al volante, depués d’un minutu d’indecisión ente la vergüenza y la risa, busqué nel navegador del teléfonu «palé europeo». 1200 por 800 milímetros, normalizáu en dimensiones y resistencia, madera tratao según normativa internacional ISPM-15 (NIMF-15).

Misteriu resueltu. El comerciu nefandu’twas de palés folgaos, que ya nun alcontraben n’Asturies aquelles cargues de sacos de cementu, de baldoses, de bobines de papel continuo o de tornillería d’antaño. Agora, esperaben, metíos unos pelos otros, un camión que los sacare pa otres tierres onde atopar ocupación nueva, onde acabar de fundir baxo’l pesu de cargues foriates, lo mesmo que la vaca Cordera imaxinada por Clarín viaxaba pal mataderu, con otres tales, encerrada nun vagón de tren; lo mesmo que los inxenierinos recién graduaos, inconscientes de ser el nuevu proletariu, embarquen nos vuelos baratos de RyanAir a la gueta, perí p’alantre, del esplotador que nun alcuentren en casa. Y eso, non pesie a ser europeos, sinón por selo: europeos al borde del continente.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: