Poder negociador

Muncho se comentó, estos díes pasaos, el pactu ente’l gobiernu municipal d’Uviéu, del Partíu Popular, y la oposición programáticamente menos afin na cámara: Izquierda Unida. El pactu causó sustos y escándalu. Hailos que suelten sapos en contra mientres otros, obligaos pola firma, vindíquense como modelos de sensatez, valedores del ciudadán, exemplu dialogante.

L’alcalde de la capital, Agustín Iglesias Caunedo, pon l’acentu nesti último aspectu. Busca argumentu d’autoridá a la manera medieval y cita, en La Nueva España del 29 de diciembre (páxina 19), al profeta Isaías, 1:18: «Venid y razonemos juntos.» ¡Qué afición tien la xente a les cites bíbliques, y más a los profetes! A mi paezme que la culpa’tis de Tarantino (ya sabe, el supuestu versículu d’Ezequiel, 25 [«El camín del home rectu, etc.»] que recita Samuel L. Jackson, empuñando una Star modelu B plateada, como preámbulu a les sos execuciones. Nun me cuesta imaxinar a Iglesias Caunedo, hipnotizáu pol resplandor de la tele na escuridá concentrada del salón de casa, repasando Pulp Fiction una enésima vez, arremelláu, admiráu col efectu aterrador de les palabres del falsu versículu na banda de pringaos que tán a un pasu de recibir una riestra balazos. Dóblase-y l’índiz al alcalde, nel aire, alredor d’un gatillu imaxinariu.

Asina que tamién él buscó una cita profética, esta d’Isaías, pero más amistosa, sociable y tolerante que la tarantiniana, según consta arriba.

Vulgata de san Jerónimo, Isaías 1:18: «et venite et arguite me dicit Dominus…» Pal verbu latinu arguo, el diccionariu Blánquez, clásicu y solvente, ofrez les posibilidaes «argüir, demostrar con razones o argumentos, probar, afirmar.» L’obispu  d’Astorga, Torres Amat, a primeros del sieglu XIX, tradúxolo razonablemente como: «y entonces venid y argüidme, dice el Señor

Pero vamos agora a l’American Standard Version (la qu’usen los Testigos de Jehová). Isaiah 1.18: «Come now, and let us reason together,” says Yahweh

¡Coime! ¡Resulta que l’alcalde d’Uviéu’tis protestante!

A mi lo mismo me da, y’til entiendo, nesti casu, la preferencia pola versión americana, muncho más democrática, ónde vamos parar. El dios de los protestantes siéntase de charleta, de tu a tu, y el de los católicos pide cuentes, quier que’l pueblu d’Israel arguya, que lu convenza pa que los perdone’cause fueron malos, como los sodomitas y los gomorritas (Isaías, 1:9) y merecen la destrucción. Ya me dirá usté por cuál de los dos toopoderosos ficha.

Pero ponga atención nun detalle: na cita d’Iglesias Caunedo falta: «diz Yavé». Igual’tis que se ve él mesmu, l’alcalde, como autoridá convocante. Y nomenón, esi’tis Yavé. Tolo más, el papel que-y tocaría’tis’l de los sodomitas, y a IU el de los gomorritas, o viceversa.

D’otra manera, Iglesias Caunedo fue a parar nun versículu  sosu cuando los tenía a tiru muncho más xugosos. Por poner un casu, el 1:21 (yo voi cola versión de Torres Amat): «¿Cómo la ciudad fiel y llena de juicio se ha convertido en una ramera?»; o’l 1:23: «Tus magistrados son desleales y van a medias con los ladrones; todos ellos gustan de regalos; corren tras el interés; no hacen justicia con el huérfano y no encuentra apoyo en ellos la causa de la viuda.» L’obispu d’Astorga traduxo la voz latina «principes» («principes tui infideles socii furum», etc.) por «magistrados» ateniéndose a la primer acepción que tuvo esta palabra nel diccionariu de la Real Academia Española de 1825: «El superior en el orden civil». Isaías: un profeta pel que convién, según pa quien, pasar de punteres.

Pero esto son floritures verbales.

Nun soi yo amigu d’aquel dichu, «una imagen vale más que mil palabras», pero, nel casu que nos ocupa (quiero decir el pactu PP-IU nel ayuntamientu d’Uviéu, non Pulp Fiction nin los sodomitas), la semeya qu’acompañaba la entrevista a Agustín Iglesias Caunedo revela lo que la cita bíblica, en vez d’esclariar, emborrina. Estudiándola con atención, entendemos cómo fue posible, pal alcalde, (con)vencer al enemigu.

L'alcalde entorniáu

  L’alcalde entorniáu

 

D’entrada, podía paecer que’l personaxe retratáu nun da pa muncho en ningún llabor que vaya alluendi d’enroscar bombilles. Namás ve-y la pose, viennos a la cabeza’l cuadru que Carreño Miranda-y fexo a Carlos II y tresferímos-y al alcalde les nules dotes intelectuales del últimu de los Austrias. Y, tovía pa con eso, Carlos II aguanta un papelín na mano, que paez dar a entender que sabe lleer y qu’atiende asuntos d’Estáu, y la manzorga, que se posa na mesa, tresfórmala n’escritoriu, en mueble pa trabayar. En cambiu, Caunedo cálcase na d’él buscando ayuda contra la dictadura de la gravedá, con un ángulu de quince graos (medíu con tresportador, que soi mui repunante), convenciéndonos, involuntariamente, de que tien un problema d’estabilidá que quier más disimular.

Carlos II, por Carreño Miranda

Carlos II, por Carreño Miranda

¿Será quien, un exemplar asina, a sacar p’alantre los presupuestos del ayuntamientu contra vientu y marea?, ¿a engatusar a la oposición más irreductible y llevala pa la so corripa? ¿Ónde ta esi políticu d’altura que vence rocees, prexuicios y’til odios cainitas?,’cause na semeya paez que lu cambiaron por Pedro Picapiedra.

Pues tenémoslu delantre, bien a la vista, xunto la mesa noble, erectu, pero de la cintura p’abaxo.

La cárcova del alcalde

La cárcova del alcalde

Sí: observe usté esi abultamientu lonxitudinal na pernera izquierda del pantalón d’Iglesias Caunedo. En munches partes d’Asturies llámase cárcova y’tis señal qu’estrema propiedaes. Nel ayuntamientu d’Uviéu’tis la marca del machu alfa.

L’abadesa que sabe lo que’tis l’amor

Plantéensenos delles preguntes: ¿Qué punxo al alcalde asina? ¿Y qué fue facer n’acabando la entrevista? La primera’tis la más misteriosa, pero siempre hai esplicaciones. Una, por exemplu, ta na maquetación d’aquel día de La Nueva España. Na páxina 18, xunto enfrente del edil, focicu contra focicu cerrando’l periódicu, ta la semeya de sor María Luisa Picado Amandi, abadesa de les clarises de La Villa, que declara nel titular que, anque relixosa, ella sabe lo que’tis l’amor. Otra ta nun supuestu sex-appeal de la persona que fai la foto (Luisma Murias, nesti casu). Y, finalmente, la opción a la que yo doi más credibilidá: el priapismu políticu. Al alcalde, el trabayu ponlu como un burru, deambula nesi estáu permanente pelos pasillos de la casa conceyu.

L'abadesa que sabe lo que ye l'amor

L’abadesa que sabe lo que’tis l’amor

Y ehí empalmamos (toos, tamién les lectores) col pactu municipal. Hai unos años, sentí a una intelectual na radio declarar qu’un home con una erección siempre’tis peligrosu. Hai muncho que matizar nesa afirmación, ya lo sé: depende de lo que’l suxetu implementáu tengo a mano (amás de lo evidente), depende de si’tis laicu o clérigu (más peligrosu tovía), etc. A mi paezme una desaxeración, pero entiendo lo que quería decir la intelectual. Un mundu llenu de paisanos empalmaos diba ser una película de gladiadores. Pa evitar esa posibilidá, quiero decir pa evitar la Guerra Mundial E, inventáronsese la democracia y la negociación. La negociación’tis un enfrentamientu virtual nel que les pirules nun se saquen a rellucir. Pero pueden insinuase. Iglesias Caunedo acudió a alcontrase colos dos conceyales de la oposición marcando cárcova y asustólos. Lo mesmo-yos podía pedir salva-y los presupuestos qu’un café cortáu calentín y a la carrera. Déase usté cuenta qu’hai especies de mamíferos nes que’l machu alfa evidencia la victoria abusando sexualmente de los machos inferiores. Yera un riesgu mui grande y los d’IU quinxeron más pactar.

Albidro que na cúpula del PP asturianu hai alarma. Mercedes Fernández, la presidente, tien un rival dotáu y feroz. Seguro qu’a ella la semeya de La Nueva España resultó-y reveladora a la primer güeyada. Pero Cherines tampoco’tis fácil de vencer. Ya lo escribí notra ocasión: tien la castaña d’oru, esi galardón que-y concedió, va unos años, una asociación xixonesa. Y nun se va acobardar, como los ediles de la izquierda carbayona: sabe,’cause’tis muyer, cómo se vence una erección.

 

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: