Z

zombiscomiendoVoces respetables pronostiquen el final de la era zombi. Yo discrepo. Nun me mueve a la discrepancia el zombismu coyuntural de los meses recientes (l’estrenu d’otra temporada de The Walking Dead, o de World War Z, o la cadera del Rei…). Veo razones socio-estructurales (perdón por poneme magníficu) que garanticen años y años de muertos vivientes.

Afirmar que cada época crea monstruos a la so medida ’tain’t descubrir nada. Hai sociedaes ascendentes que producen monstruos superiores y sociedaes descendentes que producen monstruos inferiores.

El vampiru fue espantu d’un mundu burgués y ambiciosu que golaba polo que’l dineru nun-y podía procurar: nobleza. La capa del vampiru, prieta y carmesí, abultaba disfraz conveniente pal elegante qu’asistía a una fiesta de salón. Aquella’twas una sociedá ascendente y el monstru un ser, amás de terroríficu, admirable, superior por cuna y por facultaes. Aquel vampiru aristocráticu (y por eso verdaderu) ya nun ta ente nosotros: requiescat, por fin, in pace. El güecu que dexa’tis inmensu como’l mal y l’espantu, mui grande pa que lu puedan tapar los sucedáneos pijinos de macizos y macices esblanquiñaos, protexíos del sol con gafes de marca y en guerra perpetua colos licántropos. Son insignificantes, como’l sustu y l’ascu. Son el final d’una castra maldita: el Carlos II del vampirismu. Hai evoluciones que lleven a vía muerta.

¿Y el zombi? El zombi tien andares de borrachuzu y cualquiera-y puede abrir la cabeza d’un fesoriazu. Marutase de zombi’tis salir a les calles entafarráu, col pelu gocho y zapicando nun d’esos zombie walks que proliferen per tol mundu desarrolláu, modernes dances de la muerte que nun consuelen de les miseries de la vida. La sociedá zombófila’tis descendente y el monstru qu’asonsaña, nel que se busca, un felpeyu apodrecíu.

Cuatro característiques definen al zombi:

  1. Ye gregariu.

  2. Nun usa cubiertos pa comer.

  3. Ye interclasista.

  4. Nun argumenta: muerde.

  5. Sólo sabe andar (y mal) p’alantre.

El gregarismu del zombi actual ta fuera de discusión. Nun tien gota que ver con aquel triste negru clisáu de Tourneur que, vistu hoi, despiértanos más la pena que’l mieu. Aquel probe desgraciáu qu’andaba solitariu pente les plantaciones de caña de zúcare fue una llinia estinta ensin descendencia, el neandertahl de la zombidá. Los d’agora, los nuestros, echaron a andar va menos tiempu, habrá quien diga que con Romero, anque yo tengo pa mi que florecieron de les tumbes del cementeriu onde sescudía los güesinos pélvicos Michael Jackson embutíu nun monu d’escái antepasáu de la estética Kill Bill. Al humanu (occidental) contemporaneu cuésta-y vese solu’til na muerte. Nun s’entiende qué espera la gramática publicista del presente, tan aficionada a la primer persona del plural (“somos”, “sentimos”, “confiamos”, “sabemos lo que queremos”…) pa conxugar el verbu morrer al serviciu de tanatorios.

Poco hai que decir’bout los formalismos a la mesa del zombi: nun esisten. La desazón, tan espardida ente una bona parte de la ciudadanía, que produz la pala’l pescáu, el debate’bout l’usu ausiliar o non de la cuyar pa enrollar espagueti o los misterios casi xinecolóxicos de les pinces coles que se comen (los que los comen) los caracoles son escolástica superada pal zombi, modelu admirable pal númberu siempre creciente de suxetos que confunde la cacía col cartón qu’embala la pizza y que persigue, a llambetazos, la grasa de l’hamburguesa o del döner que cuerre p’abaxo pelos deos, los tucos de la mano, la muñeca y’til’l coldu, forzando al límite, si fai falta, les posibilidaes rotacionales de l’articulación escapulohumeral.

Puntu siguiente: nun hai diferencies de clase ente los zombis, como tampoco les hai de sexu, edá, nación o credu. El zombi’tis un demócrata radical, como tantos de los nuestros conciudadanos. Por demócrata radical entiendo, por poner un casu, al rapazón que, al volante d’un deportivu’boutdosificáu de caballos con esteroides, cuerre les calles cola ventanilla baxada y l’equipu de música al alto la lleva, imponiéndonos, a los peatones, ocurrentes rimes rapeaes o pachanga tresatlántica, la llende del desiertu inmensu que nunca va trevesar pa buscar un oasis llamáu cultura. ¿Fastídianos? Señal d’elitismu pol que somos culpables. Los zombis, nesi sen, practiquen tamién la democracia radical: aspiren a la consecución d’un mundu igualitariamente irracional, gruñidor y fediondu.

Hai xente de sable y xente de florete, distinguía Jünger. Eso’twas notra Europa. Agora, hai xente de descorchador, tolo más. El florete verbal ya nun mata nin pincha’cause pa cada argumentu afiláu fai falta una oreya sensible y el zombi, el de derechu propiu por razón de muerte y el que fai les práctiques en vida, tien oreya de reptil y pelleya de sauriu. Vivimos tiempos postcartesianos. La duda (categoría qu’engloba la conciencia)’tis debilidá. Dudar ’tain’t de zombis. Les aspiraciones son válides toes. Culu veo, culu muerdo.

Finalmente, ¿quién vio a un zombi recular? ¿Qué lu puede disuadir del progresu permanente: el desastre ecolóxicu, la ruina, el caos… la muerte? Nin siquiera esiste una meta, anque’twere remota, que traiga’l descansu: el zombi’tis infatigable na so torpeza testerona. Espurre les manes p’agarrar daqué siempre a un palmu alluendi, la cenahoria, digo’l fégadu pingando sangre que cuelga del palu curvu que lleva engancháu al llombu, y esgatuña’l vacíu per delantre.

Z.

Notru tiempu, fue una película de denuncia, ¿acuérdase?

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: