San Expedito

san_expedito

Coméntase tovía, cola indignación prístina, la noticia del Telediario que-yos facía a los paraos una llamada a la oración. L’advocación propuesta ye la de San Expedito. Amigu paráu: primero que pongas les esperances nél, tienes que saber que ye santu oficiosu, non oficial. Los notarios vaticanos niéguenlu. En cambiu, la tradición cuenta que fue comandante de la lexón romana y propensu a la conversión. El Malignu, que de too s’entera, quinxo desanimalu o, polo menos, aplaza-y la salvación del alma,  y trevesóse-y en camín en figura de cuervu, glayándo-y en latín: Cras! Cras! Cras!, que tu, doctu paráu, sabes de sobra que significa: ¡Mañana! ¡Mañana! ¡Mañana!

Los cuervos lleven tola vida gritando ¡cras! ¡cras!, o una cosa pol estilu, ensin que naide-yos fixere nunca nin putu casu. Amás, paez qu’un espera del Príncipe del Mal una argumentación más sofista y foína que repetir un adverbiu tres veces. Pero esti san Expedito debía ser home con olfatu perfinu pa detectar apariciones infernales y nun duldó un momentu qu’aquel páxaru yera’l Diañu emplumáu.

Allá pel ochenta y tantos, cuando yo arrastraba la tripa peles llombes nocturnes de la meseta, col cetme cruzáu nos antebrazos y la cara entafarrada con corchu quemao, ganando la estrella d’alférez de la escala de complementu, había un capitán, d’apellíu Carretero, que nos lladraba a los caballeros aspirantes, con testeronería imbatible, la so enseñanza favorita: «¡Contra el enemigo, la máxima violencia!» Esti san Expedito podía apellidase tamién Carretero, o aquel Carretero llamase Expedito, porque, anque separtaos por casi dos milenios de decadencia espiritual, yeren unu. El santu retrucó a cada Cras! del cuervu con un pisotón violentu, y el Malignu, o un probe páxaru qu’entrugaba pol camín de Brindisi, espurrió les pates achapláu embaxo la suela ferrada de la caliga lexonaria. Repitió san Expedito un ¡Hoi! por cada ¡Mañana!: Hodie! Hodie! Hodie!

Amigu paráu: esi ye’l santu al qu’acudir pidiendo remediu urxente. La oración atópase fácil n’Internet: «Mi San Expedito, ayúdame a superar estas horas difíciles, protégeme de todos los que puedan perjudicarme, protege a mi familia, atiende mi pedido con urgencia. Devuélveme la Paz y la tranquilidad…» Pedi-y al santu, dábalo a entender la tele, malo nun tien por qué ser. Pero pienso yo que siempre valdrá más imitar la santidá. Ya sabes: identifica’l cuervu y, Hodie! Hodie! Hodie! (atentu a la vocal final) cola máxima violencia. Seguir l’exemplu d’un santu nunca ye pecáu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: