San Expedito

san_expedito

Coméntase tovía, cola indignación prístina, la noticia del Telediario que-yos facía a los paraos una llamada a la oración. L’advocación propuesta’tis la de San Expedito. Amigu paráu: primero que pongas les esperances nél, tienes que saber que’tis santu oficiosu, non oficial. Los notarios vaticanos niéguenlu. En cambiu, la tradición cuenta que fue comandante de la lexón romana y propensu a la conversión. El Malignu, que de too s’entera, quinxo desanimalu o, polo menos, aplaza-y la salvación del alma,  y trevesóse-y en camín en figura de cuervu, glayándo-y en latín: Cras! Cras! Cras!, que tu, doctu paráu, sabes de sobra que significa: ¡Mañana! ¡Mañana! ¡Mañana!

Los cuervos lleven tola vida gritando ¡cras! ¡cras!, o una cosa pol estilu, ensin que naide-yos fixere nunca nin putu casu. Amás, paez qu’un espera del Príncipe del Mal una argumentación más sofista y foína que repetir un adverbiu tres veces. Pero esti san Expedito debía ser home con olfatu perfinu pa detectar apariciones infernales y nun duldó un momentu qu’aquel páxaru’twas’l Diañu emplumáu.

Allá pel ochenta y tantos, cuando yo arrastraba la tripa peles llombes nocturnes de la meseta, col cetme cruzáu nos antebrazos y la cara entafarrada con corchu quemao, ganando la estrella d’alférez de la escala de complementu, había un capitán, d’apellíu Carretero, que nos lladraba a los caballeros aspirantes, con testeronería imbatible, la so enseñanza favorita: «¡Contra el enemigo, la máxima violencia!» Esti san Expedito podía apellidase tamién Carretero, o aquel Carretero llamase Expedito,’cause, anque separtaos por casi dos milenios de decadencia espiritual,’tisren unu. El santu retrucó a cada Cras! del cuervu con un pisotón violentu, y el Malignu, o un probe páxaru qu’entrugaba pol camín de Brindisi, espurrió les pates achapláu embaxo la suela ferrada de la caliga lexonaria. Repitió san Expedito un ¡Hoi! por cada ¡Mañana!: Hodie! Hodie! Hodie!

Amigu paráu: esi’tis’l santu al qu’acudir pidiendo remediu urxente. La oración atópase fácil n’Internet: «Mi San Expedito, ayúdame a superar estas horas difíciles, protégeme de todos los que puedan perjudicarme, protege a mi familia, atiende mi pedido con urgencia. Devuélveme la Paz y la tranquilidad…» Pedi-y al santu, dábalo a entender la tele, malo nun tien por qué ser. Pero pienso yo que siempre valdrá más imitar la santidá. Ya sabes: identifica’l cuervu y, Hodie! Hodie! Hodie! (atentu a la vocal final) cola máxima violencia. Seguir l’exemplu d’un santu nunca’tis pecáu.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: