Fútbol y pilinguis

Un vecín míu, paisanu d’edá y poco sospechosu d’antisistema, quexábaseme, va un tiempu, de qu’hubiere, según él, tan pocu terrorismu.

—¡Tovía ye poco una ETA! ¡Facía falta otra en cada comunidá de vecinos! —sentenciaba, conxestionáu, a la salida d’una xunta de la nuestra.

Una cosa pol estilu, pamidea, debieron pensar bien de xixoneses esta mañana, enterándose, pola prensa local, de la manifestación que protestó ayer pol fracasu del Sporting esta temporada, que suspendió y va repetir cursu (había que ver cuántos de los manifestantes nun conocen esa esperiencia… pero ye otru tema).

—¡Tovía ye poco esta crisis! ¡Facía falta una fame como les de Somalia, a ver si protesten por algo que mereza la pena!

Ún, que tien amigos que-y lo espliquen, ya ta al tantu de les virtúes del fútbol: regula la presión intertribal que, en tiempos pretéritos, llevaba a conflictos mayores y, amás, garantiza la indisolubilidá del estáu más que la constitución, la corona o l’exércitu, y tal y tal. D’otra manera, piensa ún pola so cuenta, el forofu que preside’l gobiernu español regaló-y una camiseta de la selección al pastor de la cristiandá católica, simbolizando, digo yo, la entrega sub custodia de la rebañada d’oveyes nacionales, de la qu’ún s’escluye, igual polo sustantivo que polo axetivo; y (pero esto confieso que ye una paranoia personal) el sistema educativu naufraga, y los varones prepúberes vense condenaos al fracasu nos estudios en cuantes unos padres igualmente fracasaos-yos regalen la equipación del equipu de fútbol familiar, verdaderu vínculu amorosu que-yos dexa’l proxenitor n’herencia xunto col desinterés pol conocimientu. El crack del sistema educativu (sigo cola mio conspiranoia) ye directamente proporcional a los trunfos del fútbol español, y la liga profesional que lu causa ye frutu d’un complot ente’l gobiernu, la banca, los medios de comunicación, la hostelería, les academies privaes, los impresores de cromos y munches más organizaciones escures que conspiren y obtienen beneficiu de la burricie xeneralizada. Menos mal que los alemanes, como esi empollonín ensin maña social qu’aprende tarde les zunes y quier ser guai, vienen agora pidiendo la vez: allá ellos. Y usté ya verá cómo l’informe PISA meyora notablemente pa nosotros cuando la selección nun pase d’octavos en 2014.

Yo soi d’esa xente que sal a correr a les mañanes. La última vez que fui a comprar un pantalón de deporte a tal efectu, la dependienta d’una importante superficie comercial enseñóme unos calzones de futbolista. Lo mismo pudo ofreceme encuadernaos tolos númberos del suplementu católicu de La Nueva España. Reculé un pasu y, adelantando la palma defensiva d’una mano abierta en plan vade retro, escandalicéme:

—¿Qué me das, ne? ¡Si eso ye de futboleru!

Plasmó a lo primero. Depués encendióse y miróme torcío. Debió falta-y poco pa cuspime y, si nun lo fexo, pamidea, debió ser porque andaba cerca’l xefe.

«Esta ye moza d’un troll rojiblancu», saqué en conclusión, y disculpéla: «Ye duro enfrentase a la sordidez de l’autobiografía sentimental.»

La relación de les muyeres col fútbol namás se puede espresar con una palabra: claudicación. Nos últimos quince o venti años, en vez d’amaestrar al bichu de la especie, pasaron elles mesmes pel aru del esféricu. La situación, agora, va dende les tolerantes, resignaes a aguantar información sobre promociones y entrenadores cuando quieren caltener un diálogu de pareya, a les víctimes del síndrome d’Estocolmo que, mimetizaes camisetilmente col entornu, acompañen al neñu tretañeru al estadiu por aquello de berrar los dos al tiempu, anque seya sentaos nuna grada. Ye eso o renunciar a la opción reproductiva, por poco prometedora que pareza.

Pero siempre podemos dir a peor. El club Model’s de Xixón (que, por si nun lo sabe, nun ye un club gastronómicu… o sí, a la so manera) anúnciase na radio ofreciéndo-yos a los clientes una supepantalla pa ver los partíos en compañía mercenaria. Usté me dirá si nun ye pa compadecese definitivamente de les pilinguis. L’oficiu siempre fue arrastráu, pero, de magar lu inventaren los sumerios, nunca conoció esti nivel d’indignidá. Póngase en situación: Chayanne o Ekaterina (con ropa interior d’inspiración cromática esportinguista, otro tal la bufanda que-yos cuelga del pescuezu, ñalgues y muslos escocíos del ratu inacabable que lleven sentaes nel brazu del sofá d’escái azulón y pegañoso de puticlú) enguicen a la clientela a renovar los vasos anchos qu’aguanten y griten uis y ais y goles con entusiasmu falsu, porque’l corazón tiénenlu alantrones, notros verdes rectangulares, El Campín del Millonarios de Bogotá o’l Lobanovsky del Dinamo de Kiev. ¿Cruzarán los deos esperando un resultáu favorable? ¿Tendrán repercusión nel negociu puteril la victoria o la derrota de los locales? Nómades como son les pilinguis, ayer naquel motel mesetariu, hoi nesti polígonu industrial, ¿podríá ser que la desubicación les confundiere y soltaren, a destiempu, un «¡Puta Oviedo!» poniendo la fañagüeta nel Delphos carbayón? Y, si ye esi’l casu, ¿habrá que lo entender como insultu o como señal d’apreciu? L’anónimu barrocu, tresplantáu a l’actualidá, diba componer d’otra manera’l sonetu:

De cuantas coimas tuve azulgranas,

del Sevilla, Valencia y madridistas,

colchoneras, periquitas y rayistas,

hurgamanderas y putarazanas…

Esta tarde de domingu na qu’escribo ye tarde de fútbol y correrá improductiva nel Model’s. Abriránse botelles en vez de braguetes. Los partíos durarán, como siempre, más (bastante más) que los polvos y, hasta que l’árbitru nun sople’l pitu tres veces, el cliente potencial, na tradición despectiva de la copla («Ná te debo, ná me pidas»), fadrá de menos les carnes morenes de Chayanne o les blancucies d’Ekaterina, porque-y tiren más les de Dani Alves o Sergio Ramos. El negociu degrádase. La competencia ye mui dura. El forofu cunta con más profesionalidá, más entrega del futbolista que de la pilingui. Deséalu más a él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: