La llei de la gravedá

Prueba de la decadencia de la literatura ye que, nestos últimos venticinco años, ningún gobernante ministerial nin urbanu truñó con saña pa escontra un escritor como viemos facer, esta selmana, al responsable de la Facienda pública y al alcalde de Valladolid colos actores de cine. Sobre eso escribía un artículu dominical, va poco, Javier Marías: atopó nun restaurante a un ex-ministru al que tratare de «patán» nun comentariu de prensa anterior (referíase a Federico Trillo). El políticu, confianzudu y tuteante, acercóse a saludalu y a declara-y una duldosa admiración. A Trillo tráenlu al fresco los escritos de Marías. Con esi instintu certeru del que vive de la ciudadanía, sabe que, si él nun lu llee, ¿por qué lo van facer la carnicera, el pescaderu o la estudiante de Medicina? Pero tol mundu se sienta a les once la nueche delantre la tele, con un bocadillu ente les manes, a admirar l’esplendor de los actores: esto otro tamién lo sabe Montoro. Javier Marías ye inofensivu; Candela Peña, peligrosa. Descubrimos la cabeza, respetuosos, pola muerte de Zola y del conceptu «intelectual». Habrá que lu cambiar por otru más afín a los discursos d’estos nuevos denunciantes que lleguen del mundu del espectáculu, esencialmente emotivos: propongo «sentimentual».

ALFOMBRA ROJA PREMIOS GOYA 2013 La sentimentualidá molesta a la clase política porque, pa protestar, nun argumenta: empatiza. Agora qu’asistimos, por fin, al acabóse del ruin procedimientu retóricu del “y tu más”, Candela Peña (fecha una Polimnia cinematográfica, envuelta nuna casta túnica blanca de sacerdotisa de la verdá) inauguró, al recibir el premiu Goya y esponer los sos padecimientos familiares na sanidá pública, otru que promete munchu rendimientu: “Y yo tamién.” Contra la empatía nun valen les razones, nin dereches nin torcíes: son armes pa campos de batalla distintos. D’ehí los rabiosos ataques ad hominem de Montoro o León de la Riva, l’alcalde de Valladolid, acusando de ricos a los descontentos. Y nun hai que descartar la esistencia de celucos. A fin de cuentes, ¿quién, si nun son los actores, discute’l primer planu televisivu a la clase política? ¡Por nun decir qu’acaparen les pantalles de los cines! ¡Y que son más guapos!

Pero, ¡atención!, nun convién ignorar les lecciones de la Historia: ninguna gloria dura pa siempre. La ruina auctoritatis que sufren anguaño los intelectuales ye avisu de sobra pa sentimentuales sollertes. Y ya hai signos alarmantes. Un bancu, el Sabadell-Herrero, acaba d’estrenar campaña publicitaria con declaraciones de futbolistes. Y esos tovía apunten más baxo, porque disparen colos pies. El día qu’ún d’ellos opine del mundu nel que vive, acabóse l’estrellatu políticu de los actores. Nun cuesta albidrar los términos de la denuncia, en boca del pichichi o’l zamora de turnu, cuando los neños lloren porque los padres nun-yos puedan pagar la equipación del so equipu, y los padres lloren por nun tener daqué pa sacar el carné anual de sociu: “La gente está muy jodida.” Al par d’eso, los sentimentuales son Wittgenstein. Y too llegará, consecuencia de la única llei que se ta demostrando invulnerable: la de la gravedá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: