Independencia

Esti pasáu 12 d’ochobre, retresmitiendo’l Desfile de les Fuerces Armaes, la cadena SER dio la lista de presidentes autonómicos asistentes al actu. L’asturianu, Javier Fernández, nun figuraba. Depués citó a los ausentes: tampoco. Esi ye’l camín rectu a la independencia, y non la escandalera que ta armando Artur Mas en Cataluña. Fernández, al que munchos teníemos pol equivalente políticu y intelectual de Calimero, resulta que puede ser un tapáu del nacionalismu radical astur. La táctica independentista que sigue ye la de la tresparencia: facer el país tresparente, que vien a ser lo mesmo qu’invisible. Tamién podíemos llamala la táctica del magu: agora ves el país, agora nun lu ves. Cuando los cargueros quieran atracar en Busdongo, cuando’l gobiernu de Galicia pida una ponte pa pasar de Ribadeo a Unquera, entós la independencia asturiana va ser un fechu consumáu. A los independentismos catalán y vascu fáta-yos muncho pa llegar al proceder sofisticáu de Fernández, que, pa empezar, pon a disposición d’Asturies un nome y apellíu avecindaos cola amnesia. Él sabe que desapaecer d’España ye más problemático que desapaecer a seques.

Podíemos desapaecer ente la nublina. Un millón de persones perdíes ente la nublina (quiero decir perdíes pal restu del mundu). Pero, últimamente, los veranos tán viniendo soleyeros y la Universidá d’Uviéu tampoco da investigadores tan brillantes nin tan patriotes como pa modificar les condiciones atmosfériques al serviciu d’una causa nacional. Otra posibilidá ye cubrir Asturies entera, callandino, d’espeyos. El cielu diba posase na tierra, la tierra diba tresformase cielu. Son 10.600 km2 d’espeyos. Paez muncho, pero en Xixón ya empecemos la obra va unos años, nel paséu del Muru: puede facese.

Mientres, paciencia y confianza nes desapaiciones callaes de Fernández. Tamién ye verdá que siempre hai una minoría nerviosa a la qu’hai que satisfacer con xestos llamativos. Piense usté con qué satisfacción el prósimu lehendakari diba establecer serviciu d’aduanes nes múltiples llendes hispániques o franques, col enfadu subsecuente de Madrid. Fernández nun diba ser tan tontu. Fernández pondría, na salida asturiana del Negrón, un par d’esos paisaninos que cobren un euru por aparcar na playa de L’Aguilar a los veranos, uniformaos d’una traza escura, afelpeyada, de manera que’l conductor veloz dulde si lo qu’acaba de ver yera un funcionariu de fronteres o un probe d’alta montaña. Y la consigna d’esi cuerpu tan especial diba ser la de dar pasu, solo y siempre dar pasu. Como pares un coche, armástela. Pero si das pasu, naide sabe que punxesti frontera. Dar pasu, que nun s’enteren, dar pasu…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: