Comentarios (de más) al casu de la conceyala de Los Yébenes

Ilustración de Ruma Barbero

Finalmente, la conceyala de Los Yébenes, Olvido Hormigos, ratificó una denuncia contra l’alcalde del pueblu por difundir el video del escándalu. Ya sabe: la conceyala grabóse col teléfonu masturbándose (nótese la importancia esclariadora de la sintaxis: ’tain’t lo mesmo “la conceyala grabóse masturbándose col teléfonu”), mandó-y la grabación a un “amigu especial”, y, a les poques hores, cumplíase-y el deséu de Roberto Carlos (el cantante): tenía un millón d’amigos.

Dicen nun sé qué y qué sé yo de si esi amigu especial’tis un futbolista del Club Deportivo Los Yébenes: asuntu escuru y baxo investigación xudicial del que lo único que podemos afirmar’tis que l’involucráu nun se llama Roberto Carlos. A too esto, l’equipu resiéntese del follón: tres derrotes (2-4 en casa col C.D. Illescas, 2-1 en campu del ACDM [?] Horche, 3-1 tamién fuera contra’l Sonseca) y un ruin empate en casa colos de Mota del Cuervo tiñen d’escuro’l notable palmarés del club toledanu, ocho glorioses temporaes en Tercera y agora pates arriba en Primera Autonómica Preferente.

Pero voi centrame. Queda poco que decir’bout’l vídeo. Ya se gritaron insultos contra l’actriz aficionada, acusándola d’inmoral. La Vanguardia’til se refirió a ella como “la edil’tisbenosa”, que, pamidea,’tis de les coses más fees que se-y pueden decir a una muyer. Tamién comentaron les plumes progresistes,’til l’aburrimientu, el papel indignu d’esi “amigu especial” y probable porteru qu’arrastró pel barru la honra femenina. Llamo l’atención’bout’l fechu de que la difusión del video coincide nel tiempu cola segunda derrota del C. D. Los Yébenes. ¿Quién nos diz que nun empezó a correr, n’acabando’l partíu, nos mesmos vestuarios del Campu de Fútbol Municipal San Roque, testigu del trunfu horchanu? El futbolista que ’tain’t Roberto Carlos, rabiáu pola humillación deportiva, recibe’l MMS, mira la pantallina del móvil y ve a la edil reblincona gozando insolidariamente nun momentu tan amargosu; píntase-y na cara una mueca d’odiu y da-y a la opción de reenviar. Ehí empezó la gloria y la desgracia d’Olvido Hormigos, el debate ente la inmoralidá femenina y la indignidá masculina, l’eternu desalcuentru de les dos Españes, etc. Dos públicos distintos y los dos contentos: eso ta bien.

Quiero pensar que l’ésitu social d’esti acontecimientu priváu nun tien que ver cola represión y la envidia d’un país que nun s’orgasmea. Hai madera pa muncho más. Los personaxes en xuegu son impagables: la conceyala salida (¿la política lleva al sexu o’l sexu lleva a la política?); l’home de profesión humilde y bíblica (carpinteru), ignorante de les empreses libertines de la muyer y perprobable corníforu; y esi amigu especial, deportista de tercera fila, babayu y machistón, un Álvaro Mesía del presente. ¡Qué película diba facer Billy Wilder con estos caracteres y una ambientación municipal y futbolera! Piense nesa escena na que’l carpinteru, lloramingón, écha-y en cara los fechos a la conceyala y cónyugue:

—¡Mira qué guapo! ¡Y, pa mi, les fotos de la boda!

Un aspectu de tou esti enguedeyu que nun me cayó embaxo (será deformación profesional)’tis l’eufemismu col que la conceyala esplicó l’envíu de la grabación:’twas pa “consumu personal” d’esi amigu especialísimu. Usté y yo entendemos a lo que se refier. Mandó-y el vídeo pa que se la cascare ad maiorem aedilis gloriam. ¿Eso denota una personalidá espléndida o presuntuosa? ¿Y esperaba la conceyala, a cambiu, contestación multimedia?, ¿contaba con una grabación del atleta, a vuelta de corréu, dándo-y al rabil con una mano mientres cola otra aguanta’l móvil nel que se reproducen los xemíos regalaos de l’autoridá municipal? Una conxunción orgásmica podía ser un final apoteósicu. Claro: pa esti segundu viedo faen falta dos móviles: reproductor y grabador. Técnicamente, la producción complícase, tamos a un pasu del arte: igual’tis esperar muncho d’un futbolista. Aparte, si pegamos el saltu y pensamos ya nuna cinta comercializable, impónse cambiar el nome y la patria de la estrella en beneficiu del efectu libidinosu que se procura. Piénselo:

—¡Tío, mira que peli porno!

—¿Quién sal?

—Hormigos la’tisbenosa.

Qué va, qué va: deserotiza, nun funciona. Polo menos, comigo. Pero nun s’entienda, por eso, que la faigo de menos: al revés. Yo, personalmente, téngo-y simpatía, como-y la tengo a cualquier persona atrevida, decidida… emprendedora.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: