Santiago en Chartres

19 de xunetu, 2012

Chartres, Porte Royal. Una baldosa en suelu indica que falten 1.625 kilómetros pa Compostela. Entiende ún, equí, la grandeza del Camín de Santiago, la impresión estraordinaria que tenía que producir nel pelegrín medieval. Entiéndese tamién que, detrás del xentiliciu “francés” del Camín, hai muncho más qu’una referencia al orixe o al tránsitu xeográficu. L’aportación monumental francesa’tis incomparable. El final del viaxe, si non decepcionante, resulta menor. Y entiéndese, tamién, que la realización del Camín supera la motivación relixosa. L’impactu visual, el poder de la piedra y la escultura’tis tan abrumador que consuela de la pequeñez de la vida. O desengaña de la pequeñez de la vida. Los seres humanos nun somos tan poca cosa si podemos facer obres como la catedral de Chartres.

Cuerre aire fresco. Un probe pide na puerta lateral derecha. Mueve los pies con poca gracia mientres canta, nun inglés con fuerte acentu francés, When the saints go marching in. Gorra visera blanca, cazadora cola cremallera subida, una concha de vieira na mano:’round sesenta años, flacu. Una muyer da-y llimosna. Él charra un ratu con ella, despídela sonriendo. Ponse a cantar otra vez.

Lleva nesa puerta tantu tiempu como les piedres del pórticu. Forma parte d’él como los tres santos tallaos nes columnes que-y posen los pies na visera y que lu bendicen con esa mano semiebierta tan románica, tan compasible y protectora.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: