La Pointe des Émigrés

15 de xunetu, 2012

Amanez fresco en Vannes / Gwened. Nel camín a La Pointe des Émigrés, los ñervatos, guardaos ente los artos de mores verdes, piquen el merucu de la mañana. Sescúdenlu primero, como regalándo-y una última visión del mar pequeñín de Morbihan a ese altura, magnífica pa un merucu, que ye la del picu del ñervatu. Amoria’l merucu coles sescudíes: un parque d’atracciones in articulo mortis. Nun yes el primer executáu nesa sienda, amigu merucu: otros tornaron d’Inglaterra, dos sieglos atrás, p’atopar tamién la muerte ellí.

Pero esti día de veranu, apartando la vista del ñervatu y del merucu, nada fai pensar en muertes nin violencia. Les nubes, delles espurríes, delles algodonoses, ponen el mantel d’un cielu predominantemente azul. Una brisa, seronda p’Asturies, ximielga les cañes de los carbayos con poca gana. Les rulles, nos sos dires y venires, enllacen los árboles col suelu, epifániques.

El camín ye un desfile de futineros. Tamién los hai que pasen andando, y reñen a los neños o a los perros que s’acerquen a tocar o a goler a Noega, atenta al tránsitu embaxo’l bancu nel qu’escribo esto.

«Je t’interdit de faire ça!»

Nun sitiu como esti, idílicu, sigue presente esa represión tan francesa. Da la impresión de que tol mundu lleva alredor un aura, una frontera personal, invisible pero tan efectiva y intolerante como la del país más restrictivu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: