“Esta hora”, la d’Al Bano

Va poques selmanes, La Nueva España empezó a enxertar los xueves un suplementu católicu (con publicidá de lo que fue caxa d’aforros asturiana, atentos al datu). Agora, enterámonos de qu’Al Bano va venir a cantar a Uviéu. Hai que ser mui inocente pa pensar que ye casualidá. L’autor de Yo creo. Porque con la fe no me he rendido jamás, va interpretar los sos salmos melódicos nel patiu traseru de les máquines qu’imprimen y embuchen Esta hora. ¡Muncha coincidencia me paez a mi! Esi 25 de xunu, llunes, al final de la tarde, al empar que’l trovador italianu entone un himnu a la madre Teresa de Calcuta («Mi exmujer Romina compartía mi visión religiosa de la vida. Después ella se acercó al budismo. Un día quitó una imagen de la Virgen que teníamos en el jardín para colocar la de Ganesha, la divinidad con la cabeza de elefante. Me rebelé y le dije: “Con todo el espacio que hay, y la debes poner justo en el lugar de la Virgen”. Sufrí mucho porque no compartíamos la misma fe… Romina sentía una gran pasión por la India, pero no por la India de la Madre Teresa de Calcuta, sino por la India del hinduismo, de los mantras, de Ganesha, de la mitología. Siempre me he preguntado cómo se puede amar y venerar a un ser con cabeza de elefante y cuerpo de hombre o mujer.» Bano, Al. Op. cit.), al empar, decimos, les rotatives del diariu carbayón van tar imprimiendo píes noticies de campamentos de veranu ofrecíos pol obispáu o les parroquies. ¡Sinerxia! Algún think tank clerical y anónimu escoyó Asturies como campu de pruebes pa una operación más ambiciosa d’escorribanda y desaniciu del laicismu a nivel estatal. A los qu’arrenegamos del monoteísmu intolerante, espérennos la discriminación y el martiriu. De la manera más sutil, empiecen invadiéndonos espacios que pensábemos sagraos, reserves intocables del pensamientu. Ehí ta lo del suplementu Cultura. Ún abre tranquilamente les sos páxines, delantre un té verde (¡ferviellu oriental del país de Ganesh!), pa disfrutar coles doctes palabres de Luis M. Alonso, que nos da noticia d’actualidá de les últimes publicaciones de Tolstói o Maupassant, y al pasar la fueya zapica cola semeya d’una selección de les benites de San Pelayo que, contraviniendo milagrosamente les lleis del estatismu fotográficu, sescuden la cabeza al unísonu, como siguiéndo-y el ritmu a Al Bano, y reconviénennos maternalmente porque ye la hora del ánxelus y mira tu a lo que nos dedicamos y cómo perdemos el tiempu. El 25 de xunu, nesi templu consagráu a la cultura musical na Atenas del norte que ye l’Auditoriu Príncipe Felipe, Polimnia va arrea-y un coldazu a Euterpe, y la voz del cantor pródigu va espresar esmoliciones del home nuevu que ye, «en los llantos de altos campanarios, / en un coro que reza una plegaria, / en la voz y en los ojos, / de quien sufre en soledad, /yo te busco donde un hombre nacerá», y el coru de pelayes, en primer fila, va sescudise rítmicamente d’un llau pal otru, como un mar cereal qu’espera la collecha nos brazos amorosos del aire del veranu: trigu negro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: