Contra natura

Pueser que los acontecimientos d’estos díes me tean llevando a frecuentar la monarquía española más de la cuenta, col riesgu evidente d’acabar víctima d’un síndrome d’Estocolmo. Soi mui influenciable. Años atrás, escribía una novela de temática carlista y un día descubríme mirando con deséu una boina colorada nel escaparate d’una sombrerería de Xixón. Respiguéme. La novela quedó pa prau.

Hai más d’una manera d’acercase a la monarquía: como monárquicu, monarcólogu, monarcófilu, monarcófobu, monarcófagu o monarcófugu, anque esta última, falando con propiedá, nun ye una manera d’acercase, sinon d’apartase. Ye la postura (amás de la sedente) qu’adopto yo, esti escurecer, delantre l’ordenador. Pero, primero de la fuga, apartamientu o deserción, quiero apostillar dos reflexones que nun me diba prestar dexar colgando.

La primera, que me duel descubrir que la Casa Real nun frecuenta esti blog. Si lo fixere, la Reina nun diba repetir, antiayer, el mensaxe sobre’l bon apetitu del Rei que ya diere previamente’l príncipe y contra’l que yo punxi una alerta sanitaria na entrada anterior. Hai otres maneres de tranquilizar a la ciudadanía, otros signos de salú aparte la fame. Les erecciones matutines son bona señal nun paisanu, por exemplu.

–Alteza, ¿cómo ta’l Rei esta mañana?

–Como un burru.

Y quedamos toos más tranquilos.

La segunda: protesto poles presiones a les que sometieron a don Juan Carlos escuros conseyeros al serviciu d’intereses tenebrosos (que, evidentemente, difieren de los del monarca como un hábitu d’una minifalda) hasta’l puntu d’obligalu a pedir unes disculpes patétiques delantre la opinión pública, apuntillando una tradición hispánica secular d’alegría borbónica que yera la envidia de los Windsor y otres cortes protestantes.

Vienme a la cabeza, a la manera de símil esclariador, el casu d’un alumnu míu de Secundaria: P. B. G. Espuestu, dende la infancia, a les borracheres rituales de la madre, al legáu d’un padre ausente en forma de colección de deuvedés pornográficos, a los efluvios a porro emanaos del baxu alquiláu pola sociable chavalería del barriu col noble fin de consolase y defendese de les agresiones del sistema educativu, y condicionáu pola presencia intracelular d’un cromosoma quinqui que parasita la familia dende los tiempos de los tercios de Flandes, los miles d’euros que la conseyería d’Educación lleva invertíos col afán loable de facer d’él una mala persona en vez d’un delincuente y futuru presidiariu son un desperdiciu condenáu al fracasu por operar contra natura.

Otro tanto, mutatis mutandis, ye esti casu del Rei. Depués de setenta y cuatro años d’envidiable gozu venatoriu manifestáu sub especies animalium mulierumque, precedíos d’una estirpe de coronaos con envidiable tradición revolvina, quieren facer d’él agora, tamién contra natura, un mansu tristón y languideciente, un güelito que tome les pastilles a la hora y a les nueve cene la tortillina francesa aux fines herbes. En dos díes, acábennos con él. Enciende la sangre que pueda esistir tanta crueldá nel mundu. ¿Quién nun se diba conmover pensando nel Rei sentáu delantre la tele con una mantina a cuadros tapándo-y les rodiyes depués de la cena de Nochebuena, viendo, ente cabezaes senectes, el mensaxe del Rei?

El Rei viendo’l mensaxe del Rei. La estampa perturba. Respiga. Como la boina colorada. Pa prau.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: