Un procedimientu electoral más interesante

Un día de los d’esta difunta y, en vida, siempre moribunda campaña electoral, la mio fía (que ye menor pero, polo que se ve, nun lo paez) tuvo qu’escapar a carreres d’un candidatu neciu. Ello fue nuna céntrica plaza de Xixón, y el nome del candidatu nun lu quiero dar, porque, ¿pa qué? Voi decir, namás, que ye pequeñucu y gasta gafes.

Pues la cosa fue asina: el candidatu, seguíu d’un cámara bien aleccionáu pa nun abusar de los picaos nin de los planos humillantes en xeneral (colo cual andaba coles rodiyes flesionaes, como castigáu pol profesor d’Educación Física), corporeizóse delantre Marina apurriéndo-y, mui gallasperu, un folletu. Evidentemente, tratábase d’una caza simbólica: la del elector xuvenil y femenín. Pensaría: «Mocina y con carapijes… ¡Esta ye de los nuestros!» Marina recuperóse con admirable rapidez de la impresión y echó a correr como un volador. El candidatu, mui crecíu colos pronósticos de la prensa, que-y veníen favorables, nun aceptó perder la pieza y tamién echó a correr tres d’ella. El cámara, a la cola, afogáu y enclicáu, completaba la competición (seguro que la película resultante podía merecer la bendición del manifiestu DOGMA, por aquello del tembleque). Pero Marina taba más en forma y, al final, pa descansu del cámara, el candidatu tuvo que se dar. Llevantó pal aire la mano panfletaria y esclamó:

—¡Allá tu, ho! ¡Si nun lo quies, nun lo quies!

Morrió l’ecu de la so declaración política naquella plaza de Xixón onde pasaba xente que buscaba, con ansies, un local pa reponer el depósitu de cafeína, y les palomes seguíen cagando enriba los coches aparcaos, y los vieyos miraben, melancólicos, los culos de les mocines. El candidatu recuperóse volao de la derrota, que l’instintu depredador nun apoquina. «Meçió los ombros, engrameó la tiesta e dixo al cámara: “¡Albriçia, Álbar Fáñez…”». Y buscó otra presa, porque, naquella plaza, él nun sabía de cafeinómanos nin de palomes cagones nin de vieyos señardosos: namás d’un campeador radiante.

Piénsolo y abúltame qu’esti candidatu llevaba bon camín, anque nun rematare la faena. Cazar, literalmente, al elector nun diba ser un mal procedimientu. Refiérome a convertir los quince díes de campaña nuna especie de macropaintball: ún d’esos exercicios paramilitares de caza con fusiles que disparen boles de pintura, pero onde les pieces a batir fueren tol censu. Doime cuenta de que la pintura ta fuera de sitiu (a ver si la campaña coincide cola ópera del Campoamor, y hai la de Dios), pero, dando con otru procedimientu de marcación indeleble (magnéticu, electrónicu, fragante o qué sé yo), podía resultar un revulsivu pa esta partitocracia agonizante. El planteamientu ye mui elemental: elector tocáu físicamente por un candidatu pasa a computar como votu conquistáu. La prensa va dando cuenta diaria de les captures de cada sigla. Al final de los quince díes, los escaños repártense proporcionalmente al númberu de tocaos.

¡Qué emocionante diba ser, entós, seguir la campaña día a día, hora a hora, minutu a minutu! ¡Nun cuesta imaxinar a los candidatos, n’atuendu deportivu, blincando, nerviosos, a la espera de qu’un xuez dea la señal del comienzu de la quincena de caza! Alredor d’ellos, rebullen concentraciones de militantes y simpatizantes ofreciendo los cuerpos, ansiosos, pa ser de los primeros en quedar contaminaos pol toque magnéticu del líder. Nel primer cuarto d’hora, el candidatu del PSOE llogra raspiar a mil quinientos xubilaos de les cuenques, el del PP a dos mil emprendedores que formen arringleraos pa facilitar l’exerciciu táctil, Álvarez Cascos diz qu’a diez mil, pero La Nueva España desmiéntelu… Acuden los partidarios de tolos requexos d’Asturies buscando la imposición de manes. Los abstencionistes, en cambiu, atrinchérense en casa, abastecíos de comida pa esi mediu mes fatídicu y, si algún nun tien más remediu que salir a trabayar o por una necesidá perentoria, failo col corazón en gañote, escapadizu, espantáu, andando siempre pela sombra, mirando roceanu a tolos llaos.

Evidentemente, los partíos políticos diben contratar estrategas. Algún podía proponer marutar al candidatu y infiltralu, nel primer momentu, na sede del enemigu políticu, pa dir sobando a traición a los oponentes despreocupaos (podíemos usar equí la espresión del parchís, «comer»: «Cherines come seiscientos militantes d’I. U. nel iniciu de campaña. Cunde la indignación nes files de la izquierda.» «El candidatu nacionalista fartúcase nuna comida del PP.»

Una virtú incontestable d’esta manera nueva de conformar el parlamentu asturianu diba tar na obligada renovación xeneracional. ¿Qué carcamal de sesenta años podía aguantar quince díes d’escorribandes detrás d’electores fuxitivos? Nun creo que ningún cabezaleru pasare de los venticinco años. La vida activa del líder políticu nun diba durar más que la del nadador, cosa de la que se diba felicitar la población en xeneral.

Por supuesto, fecha la llei, fecha la trampa: tampoco creo que tardaren muncho los partíos en contratar deportistes d’élite como cabezaleros: tenistes áxiles y flesibles de manes rápides, o ciclistes incansables, de ritmu cardíacu reptilianu, o futbolistes carrileros con sprint poderosu.

Tamién podemos contemplar la zombificación como otra posibilidá nesti nuevu procesu electoral que propongo. Quiero decir que cada elector contamináu se tresforme, él tamién, n’axente contaminante. La multiplicación d’afectaos diba ser, entós, vertixinosa. Otra vez diben entrar en xuegu les estratexes: interesa, claro, tocar primero a otros cazadores rápidos, que se repartan escopetaos, apostólicamente, per tolos requexos d’Asturies a la caza del ciudadán despreveníu. Esto tien dos inconvenientes: el primeru, dar pie a la pervivencia del carcamal a la cabeza de la lista: una y buena los primeros contactos con estos depredators feroces, podía tumbase a la bartola o, tolo más, practicar pa los medios de comunicación alguna captura amañada y ensin trabayu; dos, que la paranoia del abstencionista podía llegar a límites peligrosos pa la salú mental: ¿cómo sé yo que la mio muyer o’l mio home nun ta contamináu?, ¿cómo me voi atrever a echame con él o con ella estos quince díes? Non: la elección zombificada, por mui morbosa y mui interesante que resulte, podía suponer una tensión social escesiva y acabar produciendo arrebatos de gravísimes consecuencies en más d’una familia, d’un hospital, d’una escuela o d’una piscina, por nun decir nos bares d’alterne.

Por fin, quiero destacar la gran virtú que tendría esti procedimientu d’elección por imposición de manes: acabar col conceptu d’abstención. Si un elector nun entra nel recuentu, la única responsabilidá diba ser de la forma física de los candidatos, que nun fueron a llegar hasta él. Ya nun se diba tratar de si facía sol, o de si’l desengañu nel gobiernu, o la pérdida de fe na oposición, o si patatín o si patatán, non: ye que corristis poco, mamones.

Anuncios

3 Responses to Un procedimientu electoral más interesante

  1. roces30 says:

    Milio, la serie b influyóte más de lo que quies reconocer.

  2. roces30 says:

    Milio, la serie b influyóte más de que quies reconocer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: