El sexu de los moscones

«Los moscones se dan a la bebida si no pueden aparearse», titulábase un breve publicáu el vienres 16 nel diariu La Nueva España. Equí tenemos l’exemplu perfectu de lo que representa’l contestu na comunicación. El titular podía valir en 49 de les 50 provincies españoles. Na otra, la nuestra, ofrez una ambigüedá mui poco profesional.

Pa salir de duldes, esti domingu pasáu fui hasta Grao, la villa moscona, a comer. Había mercáu. Los bares y les cafeteríes taben llenos. Costaba atopar sitiu nuna barra: los moscones, vestíos de domingu, taben apalancaos. Había mozos y moces mui curiosos. La xente charraba alegremente. Corríen les cerveces, el vino y el vermú. Ateniéndonos al titular de La Nueva España, debíen follar poco en Grao.

Di una vuelta pela villa. Nuna ilesia, soltaben a la feligresía de misa. Salía un grupín con pasu calmosu, inseguru. Los más d’ellos nun taben pa saltar sebes nin portielles. Arrecostinaben con unos añucos. Ceguñaben al realcontrase cola claridá del día. Teníen un aire atontolinao, a saber si poles medicines pa la tensión o pola epístola de san Pablo a los tesalonicenses. Algún movía la mandíbula d’un llau pal otru, camenté que recolocando la dentadura postiza depués de la comunión. Paecíen xente de xemíu ensin orgasmu, abstemios por prescripción médica. Si aquellos yeren los moscones folladores, la cosa nun apetecía.

Fui a comer. Pote y bacalao. Memorable. El Cabaño. 17 euros. Na mesa d’al llau comíen dos pareyes moces. Una tenía un neñu pequeñu, d’alredor d’un añu, atornilláu a la mesa. Esplícome: el críu taba encastráu nuna d’eses silluques plegables, ensin pates, que s’atornillen a la mesa. Posáren-y delantre un teléfonu móvil que reproducía dibuxos animaos. El neñu nun-y quitaba los güeyos a la pantalluca. La madre aprovechaba l’abobamientu pa embuti-y cuyaraes de papilla. Cuando la cuyar se facía de rogar, el rapacín esperaba, fuera del tiempu, cola boca abierta, pendiente de cada golpe de Bob Esponxa. Ignoro si yera moscón y resultaba (un plizcu) prematuro aventura-y pasión alcohólica. Pero llevaba camín de follar poco.

Anuncios

5 Responses to El sexu de los moscones

  1. Capitán Bligh says:

    Yá lo dicía Xovellanos: “Ye fama que son los vecinos de Grau, güerta frutiega qu’el Cubia baña, xente de regalaes pitances, daqué escesivos nel beber y folladores natos amás de compulsivos”. (“Carta del Viaxe a les llendes de Perendi”, Obres inédites, Ed. Los mesmos de siempre, Uviéu).

  2. Sindo Caleyes says:

    ¡Ah, Milio, que tuvisti n’El Cabaño!, ¡bien aconseyáu fuisti a Grau, rediós!. Pues si te prestó’l menú del domingu (supongo, pol preciu), otru día que vuelvas nun te pierdas la ensalada templada, el “tocho de bacalao” nin les llenteyes con calamares o el pulpu a la chapa… pa rellambese. En cuantes a la “fama” de l’apócrifa cita del capitán, tengo que dicir que bien pue considerase too verdá, menos la compulsividá, polo menos na so aceición “compeledora” (na “psicolóxica”, nun toi tan seguru…). Un abrazu.

  3. Sindo Caleyes says:

    naturalmente, too lo que dixe nel posto anterior ye en calidá de moscón, off course.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: