El toreru Padilla y otros tuertos

Sigo impresionáu  cola semeya del toreru Juan José Padilla trunfando n’Olivenza va unos díes, na so vuelta a los ruedos depués de la enganchada que-y metiere Marqués, morlacu cárdenu y sacagüeyos, na feria del Pilar zaragozana de 2011. Nun sé cuál’tis’l premiu al diseñu más importante que se concede n’España, pero diba ser una inxusticia que nun lu llevare Padilla esti añu. La combinación del parche prietu, les patilles patibularies y el traxe de lluces bicolor en tonalidaes “¡A mí la legión!”, sumada a la parálisis facial, resulta impagable, quintaesencialmente española y olé, pero non d’esos olés turísticos pa inglesa feliz: un olé de navaya albaceteña tinta en sangre a la lluz insegura d’una farola de gas. Fue ver a Padilla arrecostines de l’afición y viénome a la cabeza’l xeneral Millán Astray.

Pamidea, a los toros que mató Padilla en Badajoz tampoco-yos debieron venir a la tiesta coses prestoses cuando lu miraron a la cara. Bien podía poner el matador un güeyu de cerámica, qu’agora fáenlos afinadísimos de color y que se mueven por simpatía col sanu. Pero non: él quería’l parche, amás de por estética racial, digo yo que p’acoyonar a los astaos. Venlu que truñe pa escontra d’ellos, coles patilles apuntándo como puñales, y éntra-yos cagalera y tembleque nos cuartos traseros. Esi home tien una cuenta pendiente cola nuestra especie, diránse: llévalo na cara. Nos anales bovinos tien de figurar como’l Montecristo del estoque.

Los tuertos con parche tienen un je ne sais quoi que los saca de la categoría d’inválidos (Unamuno llamó-ylo a Millán Astray, pero’cause’l militar coleccionaba minusvalíes) pa metelos na de los espíritus peligrosos, si non malignos. Porque esi güeyu ausente seguro que nun cayó pal suelu d’un espirríu, nin se resgó pegando la solapa d’una felicitación navideña, al arimar a la cara, torpemente, el filu del borde engomáu con cuenta de pasa-y la llingua. Tres d’esi parche hai una historia violenta y acerada: una bala rifeña disparada a traición en Loma Perdida, o’l sable del oficial d’un galeón que se negó a arriar bandera delantre la calavera y les tibies, o la punta del florete del paxe de doña Ana de Mendoza, princesa d’Éboli, que pinchó na única parte llandia de la esgrimista.

Cuenten que la princesa d’Éboli taba curiosa’til con parche, por nun decir que’l parche dába-y esi plus de misteriu y morbu que’tis pimienta pa los afectaos de spleen sexual y ginseng pa les masculinidaes decadentes. A una d’eses dos categoríes debe pertenecer Quentin Tarantino, que con tantu aciertu-y tapó’l güeyu derechu a Daryl Hannah en Kill Bill. L’asesina, pa nun tener perspectiva binocular, remanaba la katana que metía mieu. Otro tanto fadrá’l toreru Padilla cuando pon l’estoque horizontal y entra a matar, decidíu, a volapié. ¡Pero, cuidáu, Padilla: mira cómo acabó Crótalo de California!

Sobre la tuertez y los parches, quedóme na memoria, indeleble, un cuentu que lleí va muncho, a saber ónde, qu’esplotaba la escalofriante combinación “neñu más parche”. Rezaba, más o menos, asina:

Una probe pedía con un críu de mantes en cuellu. Pa dar más pena y saca-yos más perres a los transeúntes, facíalu pasar por tuertu y tapába-y un güeyu con un parche. Embaxo’l parche, ponía media cáscara de nuez vacía y, dientro la cáscara, un arañón vivu. El neñu berraba tol tiempu.

Magnífico.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: