Pol bien del mercáu editorial

Si, al final, la infanta Cristina resulta que ye inocente, mui inocente tien que ser. Trataríase d’un casu d’inocencia inocente, que nun ye lo mesmo qu’inocencia redundante. A algunos, ser inocente por inocencia consolarálos, pero nun ye la meyor manera de ser inocente. Hasta hai maneres de ser culpable preferibles.

Del asuntu de la inocencia o culpabilidá de los duques de Palma, interésenme namás les posibilidaes literaries qu’ofrez: ye l’únicu provecho que se-y va poder sacar. Un esquema (soi otra víctima del estructuralismu) igual ayuda a entendeles:

  1. El duque de Palma ye inocente.
  2. El duque de Palma ye culpable y
    1. La infanta Cristina ye inocente por inocencia.
    2. La infanta Cristina ye inocente ensin inocencia:  oxímoron.
    3. La infanta Cristina ye culpable ab initio.
    4. La infanta Cristina ye culpable por corrupción: paremiolóxicamente, “faise la gocha al gochu”.

El puntu 1 ye despreciable, un end of the line, que se diz nel gran idioma del presente: déxanos ensin trama, mata la historia prenatalmente, abórtala.

La posibilidá 2.2 consiste nuna pieza de Ionesco, teatru del absurdu: un productu ensin públicu nin mercáu que nun diba atopar editor.

2.3 ye Balzac y la so descendencia, hasta llegar a la policiaca francesa y norteamericana (la europea nórdica tien otra filiación, provién de Hansel y Gretel). Puede publicase y producir alguna perruca, pero tampoco un pelotazu, nun hai que s’engañar, porque, por desgracia pal lector mediu contemporaniu, nun se trata d’una pareya agorrumbada alredor d’una mesina redonda tapada con hule a cuadros desteñío, les manes calzaes con mitones roñosos y faciendo montoninos de monedes n’equilibriu inestable a la lluz d’una vela consumida. El tema diba requerir revesosos detalles financieros y conspiratorios que diben humillar l’intelectu mileurista del ciudadán, incapaz d’entender otra maniobra financiera que nun seya poner al día, con mano temblorosa, la llibreta del bancu.

Onde tán les ventes, onde ta la pasta (editorial, digo) ye nes opciones 2.1 y 2.4: la muyer engañada y la muyer seducida/corrompida. Nos dos casos, l’home ye’l malu, el personaxe infame del relatu. Hai un públicu potencial multitudinariu (formáu pola televisión o poles lectures xuveniles con valores) pa esti tipu d’histories sentimentales, cada vez más democrátiques y populares nel camín de vuelta cultural que nos lleva otra vez a Corín Tellado y a la fotonovela, si ye qu’alguna vez nos salimos d’él. Más tovía contando col plizcu esóticu qu’aporten los títulos nobiliarios. Si pudieren amestase querindongues al guión, inmeyorable.

La fiscalía anticorrupción de Mallorca paez que ya lo entendió asina. Esperemos que’l xuez tamién sepa tar a l’altura de les necesidaes del mercáu editorial.

Anuncios

2 Responses to Pol bien del mercáu editorial

  1. Gallota says:

    Buenísmo, Milio… Tú escríbeslo. VTP publícalo. Gallota cómpralo. Concha y Marina gástenlo.

  2. chema says:

    Gracies Milio, por esti estructuralismu tuyu tan cabrón, como merecen los tiempos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: