Cepos quedos

Ayer multaron en Parres a un furtivu por poner en monte una trampa na que cayó un biólogu. Pudo ser un paisanu cualquiera, pero non: fue un biólogu. D’equí podemos sacar una de dos conclusiones: o nos montes d’Asturies hai ya más biólogos qu’animales o, si non, los animales son más espabilaos que los biólogos. Y sí, tien usté razón: nun son conclusiones escluyentes.

Anque tovía queda una tercer posibilidá: que la trampa fuere específica pa biólogos. Eso conlleva otru problema de carácter moral, social, dialécticu o quésiyo, y ye’l siguiente: ¿qué razones puede tener un furtivu pa querer cazar biólogos?, ¿son pieces valoraes nun mercáu ilegal?, ¿son comestibles?, ¿son dañinos los biólogos pal ecosistema rural y hai que controlar, cinexéticamente, una población que crez o se reproduz de manera inconveniente porque nun tien enemigos naturales?, ¿hai una época precisa pa la caza del biólogu, o faise necesario respetar una veda en tiempu de celu pa les biólogues o de cría pa los biologuinos…? Bueno, esto último, tratándose de caza ilegal, nun tien sentíu.

Y, tocante a la trampa, ¿qué atributos específicos tendría un cepu pa biólogos?, ¿taría cebáu de manera distinta qu’otru pa xeólogos o pa urólogos?, ¿o podía esistir una trampa xenérica pa universitarios? Non, nun m’enclino por esta posibilidá. Les trampes tienen que ser más o menos sofisticaes según la rama de los estudios de la pieza. Pa que se ciegue y meta la pata en cepu, al biólogu hai que lu tentar con una xugosa y prometedora moñica d’osu que lu ponga a naguar y, en cambiu, al abogáu basta con mandalu a la mierda. Ye y nun ye lo mesmo. Más triste m’abulta’l casu del filólogu, pamidea: con pedí-ylo educadamente, tírase solu a la trampa. Eso sí: nun espere ver nunca un xitanu de vivienda social presu nun cepu pa universitarios, eso asegúro-ylo yo que llevo venticinco años dando clase de secundaria en centros públicos.

Vuelvo al casu del furtivu penalizáu: va tener que pagar una multa de 2.400 euros. Equí preséntasenos otra dulda: ¿el biólogu capturáu yera escepcional na especie y tenía trabayu, o andaba, nel momentu de la desgracia, a raíces alimenticies aprovechando los sos conocimientos botánicos, o tratábase d’un demimileurista obligáu a enfrentase a la lletra mensual del Opel Corsa? Cuidadín, que, si tamos delantre d’esti últimu casu, la necesidá ye mala compañía, y más en monte. Nun cuesta imaxinar al biólogu, na soledá de la floresta, enfrentáu conscientemente al abismu del cepu famientu y boquiabiertu, sintiendo (el biólogu, claro) la escura llamada del riesgu, esa urxencia tan asemeyada al sexu, que t’acelera’l pulsu y pon fondu musical de tambores na cabeza. Y entós, pensando na lletra que vence y va se vencedora, el biólogu cierra los güeyos y da esi pasu al frente…

“¡Cepos quedos!”, diz-y don Quijote a Montesinos cuando s’atreve a emponderar la belleza de la so señora Belerma percima de la de la ensin par Dulcinea del Toboso. Y “cepos quedos”, ensin signos d’admiración, como-y correspuende a un ilustráu, escribe Xovellanos en 1803 al so amigu José Valdés Bazán, dende la cárcel de Bellver, que nun convién, tando en desgracia, echar la llingua a pacer. Tamién el cepu de Parres decidió cerrar la boca y lo qu’ellí, en monte, pasó ye misteriu y secretu que queda pa ente él y el feríu. Asistieron al drama un raitán, un picatueru, una llargatesa, dos esguiles, un balé de mosquitos y el raposu de los cuentos, guardáu tres de los felechos. Cepos quedos, dixo’l xuez de Cangues, y diéron-y la razón el biólogu coxu y el raposu ente’l felechu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: