Clemente fai la compra (y yo tamién)

El nuevu entrenador del Sporting de Xixón, Javier Clemente, compra nel Supercor de La Plaza’l Sur. Esto igual suena a propaganda, pero’tis testimoniu d’ún que lu vio: servidor. L’interés de la noticia nun ta na actividá clientelar de Clemente, carente d’estratexa, sinón nel servilismu miserable de los empleaos. Fue poner Clemente un pie nel sotanón de La Plaza, y un avisperu de dependientes (varones) corrieron a ensamar per él. Como’tis pequeñín, y tocó qu’ellos tiraben a maizones, esfumábenlu. Formaben una mora, una molécula d’un númberu atómicu mui altu (pol montón d’electrones orbitantes) que se desplazaba con trabayu camín de los carros. Por fin, ún de los electrones, l’electrón líder, l’electronón (porque, vaya por Dios,’twas’l más maizón de toos), quedó d’escuderu esclusivu. La molécula (agora d’hidróxenu, pero tovía con aires de gas noble, polo menos d’argón p’arriba), encabezada siempre pol subordináu vocacional, furó pente los pasiellos mal afayadizos del local con velocidá admirable, como namás puede imprimila’l que repón a diariu marmelada de ciruela o, en xusta correspondencia, papel hixénicu. Al rabu del maizón, arreblagando de mala manera, l’entrenadorín baracaldés esforzábase por dictar la so lista de la compra ensin perder el fuelgu. Los xiros centrífugos y radicales que, a cada nuevu productu, arreaba al carru l’electrón servicial, retaben les lleis de la física. «Ehí tenemos un medio centru adelantáu capaz de facer posar el culu en verde a cualquiera», pensé yo que podía pensar Clemente. Pero Clemente bastante tenía con seguir la estela. Bien pensé que diba acabar agarrándose, per detrás, al cinchu de Ben-Hur y ondear como perendenguín de cometa. Pasaron al llau míu cuando yo miraba con señardá y tristura los embutíos y los cercanos quesos grasos, y l’aire frío que movieron pudo causame la clásica parálisis facial del motorista. Por fin, acabaron la compra cuando yo tovía buscaba, infructuosamente, los benecoles ensin lactosa. Nun vi’l momentu nel que llegaben a la cola de les caxes, pero la instantaneidá cola que’l maizón solvente y otru subordináu cargaben coles bolses de Clemente camín de los ascensores, fuera ya del área de pagu, animóme a pensar n’alguna xugada ilícita que diba quedar ensin penalización. Marchaba Clemente camín de los vestuarios, volvió la vista pa despedise, llevantó la mano y saludó. Y resulta que’twas yo’l que quedó enfrente del saludu. Garróme por sorpresa, fue tan inesperao que m’azoté y, siendo como soi antifutboleru, llevanté la mano na qu’aguantaba los cereales integrales ensin zúcare y sescudílos, torpón, pol estilu de como sescuden el plumeru les animadores americanes, solo que lo mío ruxía cola poca gracia de los alimentos saludables. Desapaeció l’entrenador del Sporting. Yo tovía nun atopare los benecoles ensin lactosa. L’electrón activu volvió a la zona d’actividá rutinaria. Inevitablemente, pensé que-y podía pedir que puxare tamién pol mio carru: soi escritor.

Advertisements

One Response to Clemente fai la compra (y yo tamién)

  1. yomesmu. says:

    con lo facil que’tis la fisión nuclear, y en sin problemas de residuos, pones un famosu n’un mercau, y ya ta la química nuclear pa lliberar enerxia, primero fusión, versión yanki del arrexuntabense, axuntabense… con un famosucu al pié d’un mercau…, y dempués, fisión, too esgonciao..

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: