Ovidio Sánchez fai de presidente de U.S.A

Ilustración d'Alberto Cimadevilla

Somos asturianos, y les xenealoxíes empiécennos siempre con nome de muyer.

Permediáu el sieglu xix, en La Barrosa, parroquia de Llorío, país de Llaviana, Xuaquina tuvo un par de fíos: Consuelo y Milio. Corriendo los años y cola ayuda imprescindible, Consuelo tuvo a Joaquina y Joaquina a Ovidio, que s’apellida Sánchez y vien siendo’l Secretariu Xeneral del Partíu Popular d’Asturies. Pel otru ramal, Milio tuvo a Carme, que tuvo a Celina, que tuvo a Milio, que tuvo a Milín, que soi yo. Ya ve usté de qué va esta vez l’asuntu: tengo que-y buscar película a un primu de cuarta xeneración. Tratándose d’un pariente cercanu, nun cuente con que lu vaya proponer pa ninguna cosa indigna, pol estilu de nazi pérfidu o venteru segundón. A un pariente hai que lu tratar bien, face-y regalos, contemplalu. Concretando, al mio subprimu terceru Ovidio quiérolu nel papel más grande, col protagonismu más absolutu. Propóngolu pa facer de Presidente de los Estaos Xuníos d’América.

¿Atreveráse alguién a retrucame que nun diz pa col personaxe? Nun será’cause-y lo torgue la planta. Si hai un oficiu pal que valga cualquier físicu,’tis’l de presidente norteamericanu. Los únicos dos atributos imprescindibles, Ovidio cúmplelos de sobra: pelo y pirula. Quitando calvos y muyeres, cualquiera puede aspirar a facer ruxir en bolsu les llaves de la Casa Blanca, Ovidio Sánchez tamién, suponiéndolu nativu d’Alabama en vez de Llaviana. Ehí ta, pa presumir d’ella, esa esforzada melenina romántica, de falda ondulada y raya xuvenil (entendiendo por xuvenil les mocedaes de Paul McCartney). Bueno, y de lo otro, digo yo que tirará a la familia.

En primerísimu planu, una mano masculina, nerviosa, enrieda col nudu d’una corbata. La corbata’tis d’estampáu patrióticu, a rayes blanques, coloraes y azules, y el nudu del tipu Windsor desatornilláu. La cámara abre campu, recula, y descubrimos el xestu concentráu, seriu, hieráticu y engrifáu del Presidente, sentáu tres del escritoriu Resolute, encerráu nun paréntesis de banderes: les barres y estrelles a la izquierda, la presidencial a la derecha.

De golpe, como despertando d’un coma intelectual, llevántase y sal pal pasillín de butaques onde esperen pol so verbu, callaos y respetuosos, los colaboradores más cercanos del Gabinete: el Vicepresidente, la Secretaria d’Estáu, el Secretariu de Defensa y un llicenciáu en tres o cuatro coses por Yale, asesor p’asuntos internacionales, mozu, ruinucu y de gafes, d’aire inseguru, que siempre convién un secundariu d’esi estilu pa contrastar visualmente con él la grandeza responsable del líder.

Ovidio párase ente ellos. Suelta’l nudu la corbata. Mete’l deu índiz na oreya izquierda. Depués, resfrégalu na patilla de les gafes: algo va dicir:

—¡El gobernador de Wyoming… —la retórica ovidiana abusa del recursu del parlamentu espasmódicu: les palabres salen a tirones, atropellaes, como les boquiaes d’un coche col motor cascáu que fai por arrancar una mañana xelona d’iviernu; valnos tamién, como metáfora, el grifu que, depués del corte de suministru, vuelve a echar agua a emburriones y con violencia—’tis un separatista…! ¿Tien él los derechos’bout l’osu Yogui…? ¡Qué va tener…! ¡Yogui representa a tol pueblu americanu…’tis un símbolu d’unidá nacional…! ¡La xente de Wyoming siéntese tan americana como… como…! ¿Cómo se llamen los que son de Wyoming?

La pregunta cai como un meteoritu ente los presentes. Mírense unos a otros, mudos.

—A ver, tu —Ovidio, autoritariu y resolutivu, apunta al llicenciáu por Yale—. Míralo en Wikipedia.

El rapaz abre l’ordenador portátil que tien en cuellu y da-yos a les tecles. Cuerren a la pata coxa los segundos y la espectación hincha, vanidosa.

—Llámense… wyomingneses.

—¿Wyomingneses? —Ovidio engurria la frente, pasa la mano pela melena, tira del cuellu la camisa, coloca les gafes. Por fin, sentencia—: Eso’tis mentira.

—Ponlo aquí… —xustifícase l’asesor.

—Pues tien que ser mentira. ¿Cómo se van llamar wyomingneses? —arrepéguen-y les ceyes a Ovidio pela frente buscando tarima bastante alta pa enseña-y al mundu enteru la so incredulidá—. ¡Eso nun se-y ocurre nin al más tuntu…! A ver, Rayner —agora diríxese al Vicepresidente—, esto hai que lo investigar…: quiero un informe pa saber cómo se llamen los que son de Wyoming… y, si nun se llamen de ninguna manera, hai que pone-yos nome… Guayomingos podía cuadrar bien.

—Sí, pero, entós, les muyeres diben ser guayomingues —avisa, casi con un xuxuriu, el llicenciáu por Yale.

—¿Y qué…? ¡Ah…!

El Presidente sescude la cabeza, asintiendo: diose cuenta. Tira del cuellu la camisa, mete’l deu na oreya y ponse a dar vueltes pel perímetru del despachu oval, un plizcu chepudu, repasando, na trayectoria, un ceru inacabable.

—¡Pues va ser un problema gordu! —diz.

—De toles maneres, señor Presidente —atrévese a intervenir la Secretaria d’Estáu—, nun sé mui bien cómo lleguemos’til esto. Acuérdese que, de lo que tábemos tratando,’twas de consolidar un corredor de seguridá ente Irán y Rusia.

—Sí, bueno… sí… Nun sé… ¿Quién son peores, los iranís o los rusos?

—Home, depende…

—Porque, si son los iranís…, armámos-yos una guerra civil, y fuera… Y si son los rusos… ¡Si son los rusos, tamién, qué coño!

—¿A los rusos?

—Sí, home, sí… Ye mui fácil… Seguro que tienen separatistes… Son una peste… Hailos en tolos llaos… Financiamos a los separatistes y ya tienen los rusos en qué s’entretener… —Ovidio para’l so deambular discursivu—: ¡A los esquimales! ¡Financiámos a los esquimales pa que se-yos independicen!

El Secretariu de Defensa lleva una mano al cazu, pensatible.

—Pero —la Secretaria d’Estáu ta respondona— en Rusia nun hai esquimales.

—¿Cómo nun va haber esquimales, colo frío que ta? —discúte-y el Presidente, incrédulu—. A ver, tú… míralo n’Internet.

El llicenciáu por Yale vuelve a tecliar en portátil:

—Haber, hai unos pocos. Pero tenemos nosotros munchos más.

—¿Cómo nosotros…? ¿Quién nosotros…? ¿Los americanos? —El Presidente queda varáu.

—Sí. Los d’ellos nun lleguen a dos mil, y nosotros tenemos’round cincuenta mil n’Alaska.

—¿Tenemos cincuenta mil independentistes n’Alaska? —escandalízase Ovidio, apretando bien les gafes enriba les narices, como si nun pudiere enfotase nes oreyes desplegaes pa garantizar la so permanencia na cara—. ¿Y entérome agora?

—Son esquimales… Igual nun son independentistes… —murmuria’l Vicepresidente.

—¿Pero tu sabes lo que dices, Rayner…? ¿Tu sabes el riesgu que’tis tener… dientro casa… a cincuenta mil incontrolaos… sospechosos de terrorismu independentista?

Baxo la mirada inflesible d’Ovidio, el Vicepresidente gacha la cabeza, avergonzáu.

—Hai más en Groenlandia —diz, por romper la tensión, el llicenciáu por Yale, que sigue escazobellando n’Internet— En Groenlandia son toos esquimales.

—¿Groenlandia? ¿Eso qué’tis…, un parque temáticu pa gordos? —ruxe’l Presidente, enfoscáu pol abandonu y la incompetencia que ve alredor.

—Ye un territoriu autónomu de Dinamarca —esplica la Secretaria d’Estáu.

—¿Cómo’tis eso d’un territoriu autónomu? —estráñase’l Presidente—. ¿Qué me tas diciendo… qu’hai un sitiu gobernáu por esquimales?

—Pues… sí.

Ovidio interpreta un “completu”: pasa la mano pel pelo, mete’l deu na oreya, coloca les gafes, tira del cuellu la camisa, masuña’l nudu la corbata… Un silenciu incómodu respeta les nervioses manipulaciones presidenciales.

—¿Y arréglense ellos solos? —diz.

Naide s’atreve a contesta-y: un gobiernu d’esquimales’tis una mala noticia: si los esquimales son quien a gobernase, entós’tis quien cualquiera, peligra’l liderazgu norteamericanu.

Ovidio, dramáticu, arímase a les cortinones de los ventanales altísimos y mira pal esterior, pa la lluz meridional que destiñe’l verde de los árboles del xardín. ¡Cuántes fueron les decisiones de trescendencia internacional que nacieron cola vista posada nesos árboles, que se buscaron ente les cañes d’esos árboles! Los magnolios del presidente Jackson seríen inspiración, lo más seguro, de la creación de les reserves indies nel Oeste; a la sombra de los carbayos pudo Roosevelt, guapamente, firmar la llei que prohibía la inmigración de xaponeses; el gran cedru xuxuriaría-y a Bush polítiques sutiles pal Oriente Mediu… Y, agora, toos xuntos enclínense, inspiradores, p’hacia les ventanes tres de les qu’Ovidio, dignísimu nel so papel de Presidente de los Estaos Xuníos, meditabundu, ta decidiendo cómo va ser el planeta la década siguiente.

Vuélvese por fin, resueltu. Pasa la vista pelos miembros del Gabinete, atentos a la Historia encarnada, y, depués, peles paredes curves, envolventes, concentraes, del Despachu Oval. Engúrriase-y la frente nuna V mayúscula, sigla solitaria de Visión, Voluntá y Victoria.

—¿A quién se-y ocurrió… —diz Ovidio— facer una sala con forma de güevu… si tol mundu sabe que los armarios son rectangulares?

Namás los grandes homes son quien a tabicar el mundu como tien que ser.

Atlántica XXII, marzu de 2010

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: