El Senáu: cuentu de mieu

Esto del Senáu acaba siendo’l cuartón onde s’almacenen los trastos inútiles, por nun decir un frascu con formol pa guardar l’alcordanza de los granos que salieron en culu. El PSOE esilió p’allá al anterior presidente d’Asturies (que ya nin siquiera me vien a la cabeza cómo se llamaba… esi que se quinxo remontar va poco, cuando la elección de Secretariu Xeneral del partíu, cola idea de volver del limbu a la vida pública, y cagóla más tovía) y agora Cherines (¿por qué Cherines, cuando tola vida fue Cherinos?, ¿o será Cherinos pa les clases populares, nel sentíu más popular de la palabra, y Cherines pa les neopopulares?) Fernández, la candidata del PP, quier manda-y, de compaña, a Isabel Pérez Espinosa, retratu ambulante del fracasu (a too esto: si algunos ya teníemos difícil distinguir al PP del PSOE, y non solo por estes práctiques de llimpieza coincidentes, agora qu’unos presenten la candidatura de Fernández y otros la de Fernández, tenémoslo tovía peor; ya lo sé: la diferencia ta en qu’ún de los Fernández tien pirulina y la otra castaña, sí… ¡pero, como nun la enseñen, a ver cuánta xente nun va tener mieu d’enquivocase, y vota a Álvarez por desesperación!).

Vuelvo a les espulsiones al Senáu: si los mandamases del PSOE o del PP garraren exemplu, por poner un casu, de Darío’l Grande, rei de los persas, diben desfacese d’estos fadiantes restos de naufraxos y guerres intestines de manera espeditiva: una amputación de llingua, una estración de güeyos, una decapitación pa rematar… Pero, afortunadamente, esos tiempos pasaron, y los que dirixen la política asturiana y española, anguaño, son demócratas de los pies a la cabeza, y confórmense cola condena al ostracismu. Hasta lu barnicen (o vaselinicen) con disculpes inverosímiles. Namás hai que pensar que l’antiguu presidente d’Asturies ye, agora, responsable del PSOE pal área de Cultura na cámara alta… ¿Habrá cosa más fantástica?

Nun va presentase Orfeo pa estes Eurídices. Ehí van quedar languideciendo, nel submundu onde los muertos de la política van esblanquiñando y perdiendo, pasín a pasín, el sentíu del oyíu espía, de la vista fulminante, del gustu sangrín, del tactu ausente, del olfatu conspiratoriu. Hasta que, un día, nadie s’acuerde de que tán ellí, de que taben ellí. Sic transit gloria mundi.

—¡Ma! —dixo’l neñu—. ¿Qué hai nesi cuartón que ta siempre cerráu?

—Nun hai ná que t’interese a ti. Esi ye’l cuartón pa onde van los fíos desobedientes.

—¡Sí, ho!

—¡Bueno! ¡Tu enrieda y verás! ¿Fixisti ya la cama?

—¡Bah! ¡Si la voi desfacer otra vez esta noche…!

—¡A facer la cama agora mesmo si nun quies que te tranque en cuartón!

Y la madre púnxose a planchar, y el neñu fexo como que diba facer la cama, pero nomenón: abrió la cómoda de los padres, garró la llave del cuartón misteriosu y, de punteres, callandino, allegóse a la puerta y abrióla.

Azotó-y les narices una vafarada fedionda d’aire rancio, preso.

«¡Buf, qué peste!», díxose’l neñu. Pero nun s’acobardó por tan poco: dio un pasu al frente, entró y cerró tres d’él.

La escuridá tiróse-y enriba, arrodiábalu, asediábalu, paecía que lu masuñaba con mil manes güesudes y pegañoses, que-y metía’l focicu pela cara y que-y buscaba la roña tres de les oreyes. Pero’l neñu yera valiente y sescudió los brazos pa espantala.

Entós, empezó a distinguir raxoninos, delicaos como pelos de lluz, que se filtraben a saber de qué tacha de les paredes o del techu. Avanzó. Con cada pasu, cruxía’l suelu y llevantábase una nube de povisa arqueolóxico, plancton del pasáu. El neñu sintió coses pequeñes que-y corríen ente los pies, y un raspionazu en carriellu d’algo qu’aventó al pasa-y per delantre la cara. Respigóse, y agora sí que tuvo falta d’axuntar muncho valor pa nun renunciar a la espedición, pero nun se dio.

Ya yera quien a ver bultos, dellos llargos y tiraos pel suelu con forma de baúles, caxones y maletinos; dellos altos, como si fueren armarios o percheros. Tantu barullu de trastos vieyos había en cuartón que costaba trabayu movese ente ellos, esquivándolos, ensin poder andar recto.

Al fondu, un mogote particularmente grande, tapáu con un sabanón que debió ser blancu notru sieglu, llamó-y l’atención. Acercóse a él. Abultó-y que’l bultu hinchaba y deshinchaba de manera regular, como si respirare. Pero, ¿podía ser eso? El neñu tragó saliva y tiró del sabanón puercu.

Un paisanu, retacu y gordón, fofu, esblanquiñáu, apaeció embaxo y, como saliendo repentinamente d’un sueñu, abalanzóse pa escontra’l neñu, los brazos espurríos:

—¿Quién te manda? ¿Te manda el Partido? ¿Te manda Alfredo en persona? ¿O Javier? ¿Quién te manda?

—¡Suelte…! ¡Suélteme! —pegába-y manotazos el neñu, espantáu, p’apartalu.

—¿Quién te manda? ¡Seré bueno! ¡Diles que, si me sacan, esta vez seré bueno…! ¿Eres de las Juventudes? ¿Quién te manda?

Por apartase de la aparición, el neñu reculó a ciegues y enredóse nun enguedeyu de trapos y vestíos polvorientos que colgaben d’una barra.

—¡Aiii! —sonó ente los trapos.

El neñu dio la vuelta, más aterrorizáu tovía si yera posible. D’ente la ropa, apartándolo con violencia, surdió un espectru ruinacu y gafu, una especie d’arpía furiosa:

—¡Guaje, vas pisa-y los callos a tu puta madre!

El neñu perdió los nervios definitivamente. Asediáu ente aquelles dos figures pantasmales, empezó a dar golpes al aire, cuando a una parte, cuando a la otra; cuando a la bruxa, cuando al ogru.

Corrió a palpu, tumbando coses, zapicando, cayendo, mancándose nes rodiyes, espelleyando les manes, llevantándose y cayendo otra vez, siempre colos dos espantos al llombu llamándolu, implorándo-y ún, amenazándolu la otra.

Y, ensin saber cómo, porque’l mieu cegáre-y la intelixencia, viose otra vez xunto la puerta. Remanó na maniya y acertó a abrila. Salió y cerró tres d’él d’un portazu. Con manes tembloroses, buscó la llave bolsu, a la tercera fue quien a metela pela pesllera y dio-y dos vueltes. Apoyó la espalda na puerta, por fin. El corazón quería sali-y pela boca pa fuera. Del otru llau, pegaben colos puños na fueya de madera, notaba les vibraciones. Depués los golpes fueron perdiendo fuerza, tresformáronse en gatuñazos, acabaron amatándose, morriendo.

El neñu fue alendando, seliquino.

Una voz llegó de la cocina:

—¿Ónde andes? ¿Fixisti ya la cama, o voi tener que m’enfadar?

—¡Ya voi, ma! ¡Ya voi!

Echó un últimu güeyu a la puerta clausurada. Nel marcu superior, alguién grabare una S mayúscula, un avisu p’aventureros y inconscientes. El neñu persinóse y echó a correr camín del so cuartu.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: