La duda cartesiana y los gochos monteses

El Tribunal Supremu inhabilita al xuez Garzón por un delitu de prevaricación y por restrinxir el derechu de defensa, argumentando que lo de les escuches a los deteníos ye una práctica propia de rexímenes totalitarios, etc., etc. Dicho d’otra manera, el Supremu inhabilita al xuez Garzón por robar palabres: les palabres privaes de los imputaos nel casu Gürtel. En cambiu, como ya s’encargó de facer notar una parte de la oposición, los imputaos por robar dineru siguen ensin sentencia. Esta situación tan particular (la preeminencia, pal Supremu, de la investigación del robu de palabres frente a la del robu de perres), dignifica’l llinguaxe y tien que ser motivu d’alegría y satisfacción pa los que-yos tenemos más apreciu a les lletres qu’a los númberos: al clan de la escritura creativa.

Pero, d’otra manera, paez razonable pensar qu’esa preeminencia de les palabres sobre les perres nun la comparten los beneficiaos, los imputaos nel casu Gürtel: invertiránla, lo más seguro: son xente aficionao a la inversión. Y nun van solos: el común de la sociedá, el propiu xuez Garzón y los miembros del Tribunal Supremu pondrán les perres percima de les palabres, pamidea, como artículu dignu de sustracción.

¿Entós?

Umm…

Amás, ¿tanta entidá tenía’l robu como pa once años de pena? Dicho d’otra manera, ¿qué tipu de palabres robó’l xuez Garzón? Palabres insignificantes: sustantivos muy comunes, vulgarismos, repeticiones, redundancies, estructures sintáctiques incorrectes, cursilaes, pelotillismos, cariñismos empalagosos, rises babayes y morralla en xeneral. Tampoco ye como si-y tuviere robao un sonetu a Quevedo presu en San Marcos de León, una carta a Xovellanos en Bellver o unos apuntes a Wilde na cárcel de Reading. Robó céntimos, non millones.

Claro que, ¿eso qué tien que ver?, ¿nun ye esto una democracia?, ¿nun val lo mesmo’l votu d’un analfabetu funcional que’l de la filósofa Amelia Valcárcel? Entós, ¿por qué van ser menos valioses les palabres de Correa o Álvaro Pérez que les de Wilde o Jovellanos?, ¿por qué diba ser menos delitu atentar contra unes que contra otres?

Umm…

Pero, si lo pensamos asina, desrelativizamos, o deseconomizamos, el réditu de les palabres: entramos nel campu de la dignidá, non del valor material. Y, entós, ¿contra qué dignidá atentó’l robu del xuez Garzón? Una posibilidá: contra la de los que les compunxeron y pronunciaron con independencia de la so formación o de la so intelixencia, lo mesmo da que fueren oradores romanos o hooligans del Molinón; con independencia del valir estéticu del oxetu inmaterial robáu, porque’l robu nun atenta contra esi oxetu, seya un discursu nel Senáu o un berríu nes grades del fondu Sur, sinón, personalmente, contra Marco Tulio Cicerón o contra Joshua Ortiz, pa entendenos.

Pero, ¿y nun tienen entidá propia les palabres (y en consecuencia dignidá y derechos) independizaes ya del humanu fonador que les produxo? Yo siempre lo entendí asina. Les palabres manipulennos, comprométennos, sobrevívennos… Claro que, si la tuvieren, lo de Garzón coles escuches nun diba ser un robu, sinón un secuestru.

Umm…

Volviendo a les reacciones que prevocó la sentencia, hailos indignaos y hailos contentos. Representantes bien informaos de los primeros espliquen qu’esta condena ye subalterna del otru casu en cursu contra Garzón: el de los crímenes del franquismu. Si tuvieren razón, sobraben motivos pal enfadu… más tovía: pa la rabia y el desacatu. Disparar a un indefensu na cabeza ye un crime aborrecible, imperdonable y que nun caduca, y si un xuez decide investigar, fai bien. Afirma esta corriente d’opinión que lo de menos fueron les escuches a los peseteros o vividores de los negocios de Correa: trátase d’un xuiciu ad hominem, destináu ex profeso a acabar cola carrera fadiante d’un paisanu, non a cuidar del imperiu de la llei.

Nel sector de los contentos cola sentencia declárase abiertamente la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre. Y, personalmente, gustaríame conocer tamién la opinión de los ciervos o de los gochos monteses contra los que dispararía Garzón nes caceríes de señoritos nes que participaba allá alantre, pelos latifundios del Sur. Aquellos seríen disparos implacables, ensin parentescu cola fame o la necesidá de la familia del cazador: disparos ad porcum, diríen les víctimes.

Umm… Un asuntu enguedeyáu esti, llenu d’aristes, llenu d’escayos. Nun ta claru’l motivu verdaderu del xuiciu, roceamos de la condena y, por nun saber, nin siquiera sabemos si’l condenáu nos cai bien o mal. Tamién ye verdá que, namás por velo asina, borrinoso, confuso, tamos ya alineándonos con una parte de la sociedá dividida: la que practica la duda cartesiana. De la otra parte tán Esperanza Aguirre y los gochos monteses.

Anuncios

One Response to La duda cartesiana y los gochos monteses

  1. Sergio Muniz says:

    Siento discrepar … esti ye un tema de munchu fondu pero cuando un xuez ponse a facer XUSTICIA con mayuscules esto ye lo que-y sal del pijo y lo que a el y parez bien enverde cumplir coles lleis positives existentes, dexa de ser un xuez y conviertese nun criminal, por ilustralo con un paralelismu, si un militar nun pais da un golpe d’estau por que ye del parecer de que “la patria ta en peligru” dexa de ser un militar y conviertese nun traidor.

    Les opiniones son comu los culos toos tenemos unu , si otru xuez manhana y parez que “los del bable” somos un peligru pal bientar de la socieda que el de nos ye un crimen tarrecible y somos un peligru pa la nacion, por que nun nos va investigar ? Pues porque existen lleis que nos protexen de tal atropellu, y que nun estau de drechu los crimenes si nun tan tipificaos son opiniones.

    El respetu a los llimites llegales, por parte d’aquellos que tan encargaos de facelos cumplir (xueces,policies) son los que distinguen el rule of law propiu d’un estau drechu d’una tirania onde arbitrarianmente los funcionarios castiguen a la xente en funcion d’onde soplen los vientos de la politica, aunque seya al preciu de que en determinaos momentos tal o cual cosa nos parezen “inxustes” nun sentiu material.

    Un xuez investigando los crimenes llegalmente proscritos del franquismu tien tantu fundamentu xuridicu llegal comu otru investigando los cometios durante la revolucion del 34, los de la carlistada o la conquista de mexico, independientemente de los nos parezan tales coses y ye que na aplicaion de les lleis lo que opinemos yo,uste mesmu, Esperanza Aguirre o los gochos monteses son coses inmateriales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: