Jesús Iglesias fai d’univesitariu almóndiga

Ilustración de Pablo García

Nun ye’l cine que más me gusta, y seguro qu’a usté tampoco, pero eso nun quita pa reconoce-yos, a eses películes americanes d’universitarios desmadraos, l’estatus de xéneru dotáu d’especificidaes distintives, lo mesmo d’atrezzo (los descapotables de colores llamativos, les boles de plumes de les animadores, los jarsés con grandes lletres estampaes, la coca-cola en vasu de plásticu con tapa y paya), que d’escenarios (el campu de rugby, el colexu mayor, el salón de la graduación, la cafetería), que de situaciones (el baile de fin de cursu, el fisgón camufláu nel vestuariu femenín, l’enfrentamientu final de los pringaos colos guais), que de personaxes (el director repunante y démodé, la cheerleader neumática [blanca y roxa], el guapetón atléticu [blancu y roxu], los fatinos cayuelos a los que les moces nun-yos faen casu [acéptense negros, orientales y blancos de pelu escuro]).

El protagonismu, la razón de ser d’estes películes ta nos personaxes de la última categoría: ensin ellos nun hai historia, son el motor de los acontecimientos. Entiéndese, entós, que ye papel de muncha responsabilidá, del que se pue sentir ún orgullosu. Yo propongo, pa él, al coordinador d’Izquierda Unida d’Asturies, Jesús Iglesias. Diránme algunos que ta un poco mayucu pa la empresa, más cercanu al tiempu del proctólogu qu’al de la fimosis. Y yo contésto-yos qu’una etapa universitaria prolongada nun ye circunstancia escepcional ente la clase política asturiana, y que la mocedá ye un estáu del espíritu, y que la cara de Jesús Iglesias tresmite una impresión xuvenil, toi por decir qu’adolescente, que lu capacita pa representar, a la perfeción, al almóndiga de la cinematografía asturiana. Eso sí: hai qu’afeita-y el cercu ridículu de pelu que dexó crecer alredor de la boca, cola intención, evidente y fracasada, d’endurecer unos rasgos llandios, asustadizos. Les gafes, en cambiu, respetámosles y aplaudímosles. L’universitariu pringáu canónicu gasta gafes: nun vamos paranos equí a estudiar qué tipu de prexuicios imponen esti tópicu. Les d’Iglesias son de lentes poderoses, vese na refración brutal que delaten les semeyes: la cuenta. La perrerina rala cayendo pa enriba la frente convién tamién al personaxe, da-y un aire primaveral, revoltosucu pero inocentón, lo mesmo qu’esos dos paletos cuniculares que quieren asomar detrás del llabiu superior. En cambiu, tien que facer por nun subir la ceya izquierda, como suel: ye un xestu faltón que desdiz col conxuntu humilde. Vamos pone-y braquets, que son aparatu traumatizante y disuasor de besos. De talla, Iglesias ta niqueláu: ye menudín, de ración, xusto lo que nos fai falta: nun queremos un hércules pa esti papel. Y lo más probable ye que podamos aprovecha-y bona parte del armariu (la cinematografía asturiana nun ta pa tirar perres), que más d’una d’eses chaquetes que gasta, de manga arrogante que-y envuelve la metá de la mano, seguro que contribuyen a da-y al nuestru almóndiga un aire de perdedor mui satisfactoriu. Polo demás, los andares arreblagaos válennos siempre que los esplote nes secuencies nes que tenga qu’escapar de situaciones humillantes.

Pero ya usé dos veces el términu «almóndiga» (¡cuánto más rica con esa eme que cola be!) ensin considerar si usté lu conoz o non. Da títulu a una triloxía infame de los setenta y ochenta. L’orixinal inglés ye meatball: una bola carne irracional que rueda, ciega, pa onde la emburrien, rebotando d’accidente n’accidente ensin ser a parar quieta. Eso ye lo que-y pasa al personaxe de Jesús Iglesias na posible película qu’imaxinamos. Los fardones del college, toos xugadores de rugby, curiosos, altos, cuadraos, trunfadores, méxense de la risa viéndolu naguar poles animadores del equipu qu’ellos se reparten y, na secuencia que tien que lu inmortalizar, emborráchenlu, con engaños miserables, hasta la inconsciencia.

Cuando Iglesias despierta de la merluza, atontolináu, alcuéntrase tiráu nel verde, ente una mata d’árboles, na negrura de la noche y coles gafes como atuendu únicu. ¿Pue ser peor la situación? Sí: al mover la mano derecha, descubre que la tien apegada, con algún productu industrial d’efectividá insuperable, a la izquierda d’una muñeca hinchable, que-y saca un palmu, vestida con gales de fulana: pelucona roxa, top arratáu, shorts ñalgueros esfelpeyaos y zapatu de tacón altu. Asustáu, ponse de pies y la muñeca con él. Péga-y tirones pa soltala, pero la muñeca mueve violentamente la cabeza negándose. Decátase Iglesias, entós, d’una músiquina ambiental. Guardáu tres de los árboles, saltando d’ún pal otru, acércase a la llende de la mata y descubre, espantáu, que ta nel interior de los muros de la residencia femenina: unos metros delantre d’él, xunto la piscina descubierta, les universitaries celebren una fiesta de la fraternidá Tau Beta Sigma bailando en bikini y consumiendo alcohol de colores en copes decoraes con sombrillines xaponenes. Del sustu, aquello que nun decimos méngua-y a Iglesias (la escena nun ye esplícita, pero deducímoslo viéndolu protexer la entepierna con tres manes: dos propies y la de la muñeca). De punteres, recula buscando la protección del interior de la viescuca, pero’l so movimientu nun pasó desapercibíu: una neña acolumbró-y casualmente la sombra moviéndose y agora, con otres cuantes, acércase callandino a investigar.

A too esto, al nuestru almóndiga, pueser que pol mieu o pola inxesta de licores, entráron-y les ganes de mexar, y asina ye como lu descubren les miembres: d’espaldes, sescudiendo la pirula depués del actu. Pero lleven una falsa impresión favorecida pola escuridá: paez que la que-y la sescude, cola zurda, ye una rapaza enclinada al llau. Escandalícense y arrevienten a pegar gritos. Iglesias y la muñeca dan la vuelta, asustáu él, descarada ella. Abrázala pa tapase los atributos, ella déxase, y asina, zapicando torpemente, fuxen ente los árboles. La indignación de les Tau Beta Sigma nun consiente: agora tola fiesta se xuntó a escazobellar pela mata, formando una filera de cazadores semidesnudes y rabioses. Pero l’almóndiga Iglesias tuvo suerte: dio con un cavornu, el tueru afuracáu d’un árbol muertu, y guardóse dientro, apretáu íntimamente cola muñeca. Col corazón baltiéndo-y azotáu, siente a les cazadores acercase arrenegando, amenazando con mutilaciones espantibles. Nun lu alcuentren, pasen de llargo. Iglesias respira: paez que va salvase y salir indemne. Xusto entós, suena un teléfonu móvil nel interior del cavornu denunciándolu. Les universitaries dan la vuelta al momentu. Desesperáu, Iglesias salta pa fuera l’árbol y cuerre cola pareya a rastres. Con él va tamién el politonu d’Abba delator. Si ta en pulguina, evidentemente, el teléfonu llévalu la muñeca, pero, ¿ónde? Escapar asina, con música llamando a la xauría, nun tien sentíu. Párase y arrínca-y el top a la muñeca: nada. Quíta-y los shorts: tampoco. Entós, ¿ónde lu guardaron aquellos cabrones? Namás puede tar…

Lleguen les furies Tau Beta Sigma hasta’l claru onde Iglesias xorrasca con dos deos ente les piernes de la muñeca. Caen enriba d’él, rabiaes. Equí, l’actor tien que poner en xuegu tola so capacidá espresiva pa tresmitinos la indefensión y l’angustia más absolutes. Ente palos, Iglesias ye quien a safase, pero perdió les gafes y sal corriendo ciegu. Llega al borde de la piscina y cai pal agua. La muñeca flota y agárrase a ella: una condición de cualquier almóndiga ye nun saber nadar. Les bikineres gríten-y escandalosamente dende’l borde formando un cercu atemorizador. El cuerpu de la muñeca resbaria y Iglesias fai esfuerzos pa que nun se-y escape d’ente les manes, arrepega per ella. Nún d’esos movimientos violentos, engáncha-y un pezón colos braquets: la muñeca pincha, empieza a desinflar. Iglesias funde seliquino pal fondu. Al traviés del agua, arriba, ve’l cercu borrosu de moces abucheándolu y lo único que quier ye nun volver a salir nunca a la superficie, que la muerte cumpla rápido la so misión.

La Nueva España, 20 d’ochobre, 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: