Ana Rosa Migoya fai de colona insatisfecha

Ilustración de Pablo García

Sí: a esa muyer que suel salir fotografiada nes páxines de la sección d’Asturies, que pon nos papeles que se llama Ana Rosa Migoya y que ye conseyera, vénse-y posibilidaes cinematográfiques. Dá-ylo esa caruca fosquina, estudiadamente inespresiva, que guarda, nel cantu la boca, un rictus diminutu de resentimientu y pueser que de repunancia, una boca na que diben pintar bien diálogos pol estilu de: «¡Ai, qué pesaos estos mosquitos!» o «¡Aparta, que me das calor!» Yo véola de señora que maltrata al serviciu (de palabra, claro: irradia d’ella un halu xelón que nun diz pa col contactu físicu, muncho menos con empleaos y inferiores).

Pégame, mui especialmente, pa muyer de colonu borrachín. Nun toi pensando naquello de «Yo tenía una casa n’África», porque los personaxes de colona tanzana o keniata arremangada vienen siempre con unes cuantes escenes tribales: un negrín amalecíu que la protagonista, compasible, garra en cuellu, o un arreglu, con un xefe canosu, por asuntos de pación qu’acaba con apretón de manes. Nun veo a Migoya neses situaciones: el llabiu finu y apretáu desacredítala pal sentimentalismu y la negociación.

Non: yo quiérola pa muyer de fanegueru del arroz en Birmania, 1930. Quiérola vestida con eses sayes caqui, plisaes, tobiyeres, y blusina ensin escote: ropa pa calcase, solitaria, nuna columna del gran porche de la propiedá, los brazos cruzaos (nun fuma: el rigor empieza per una mesma, diz-y la cara), sintiendo una música, unos cantares inarmónicamente esóticos que lleguen del campamentu vecín onde s’apetiguñen los xornaleros bamar.

Hai una secuencia na que Migoya come (por dicir que come) a una cabecera d’una mesona de teca qu’evidencia la barrera baxada ente’l matrimoniu. A ella, la criada china vácia-y dos garfiellaes escases de sopa frío. L’home tien delantre un platu con carne pal que nin mira.

—Voi salir esta noche —anuncia él, posando con fuerza’l whisky, l’enésimu que bebe na cena.

Migoya, inespresiva, nun retruca pero anota: dizlo una mirada rápida y rencorosa. L’avisu nun la garra por sorpresa. Les salíes nocherniegues del home, que l’espectador supón macizaes d’alcohol, cartes y muyeres, son la boya que marca’l naufraxu de la pareya. ¿Nun viemos ya, n’otra escena anterior, cómo él llega a casa a les tantes, prácticamente cayendo del caballu delantre’l porche, zapicando colos pasos de la escalera y los muebles del salón cuando lu treviesa ruidosamente a escures, y esbarrumbándose (inconsciente, les botes puestes) nel lechu conyugal onde Migoya, despierta, espera ensin esperances? Él roncaba con estrueldu al momentu y ella llevantóse y salió a la terraza del ventanal, trevesando pente les cortines que movía la brisa. La cámara buscó, en cielu, una lluna creciente y nublada.

Pero esta noche trescendental, mientres Migoya siente, na distancia, los cantares misteriosos de los xornaleros, un caballu tordu, que nun ye de la casa, preséntase delantre’l porche. Ye’l d’esi otru propietariu vecín, cazador de tigres, que conoció va poco nuna fiesta na residencia del gobernador británicu de la que tuvo que marchar, avergonzada, cuando l’home-y arremangó una patada al camareru por agua-y el whisky. El cazador de tigres, serenísimu, tiesu, varonil, descabalga y descarga ensin esfuerzu, como si fuere un muñecu ingrávidu, un cuerpu inerte que vien trevesáu na grupa del animal: el del home. Nun-y pasa nada: ye la borrachera. Persónense, azotaos, dos criaos orientales que carguen col amu pal interior de la mansión. Impasible, con desinterés displicente, Migoya ve cómo pasen arrastrándolu al par d’ella. Despierta l’instintu del cazador. De momentu nun sabemos si ye amor, viciu o compasión, pero sube les escaleres del porche y plántase delantre la colona insatisfecha. Tán los dos solos na penumbra de la pegañosa noche tropical. Nun arrebatu, el cazador abraza a Migoya, aprétala contra’l pechu y bésala apasionadamente. Ella méte-y un tortazu pa separtalu. Despeináu pola violencia del golpe, sorprendíu, mírala en tientes: mira esa cara fría, dura y orisca que nun-y aparta los güeyos. Ye un retu, una prevocación. El cazador de tigres vuelve a abrazala y a besala, tovía con más pasión si fuere posible. Migoya debátese pa soltase, cierra los puños, péga-y con ellos, cándidamente, nos costazos, pero, na quemazón del besu, el xelu funde poco a poco, los golpes paren, los puños ábrense y, por fin entregada, Migoya respuende con rixu al besu mientres acaricia la nuca del que va ser el so amante. Panorámica al cielu nocturnu: ábrense les nubes y destapen una lluna dramática, cómplice, redonda. Y corten, val la toma: a positivar.

La Nueva España, 29 de setiembre, 2009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: